Pipas de girasol garrapiñadas

lunes, octubre 13, 2014

Cuantas veces no hemos estado paseando por la calle y nos ha atrapado el delicioso olor a caramelo caliente de un puesto de garrapiñadas. Pues eso mismo nos pasó el otro día paseando entre los puestos de la "Feria de la Torta del Casar" en El Casar de Cáceres, de repente nos envolvió ese delicioso olor que a más de uno nos trae recuerdos de infancia, así que nos acercamos a comprar.

Pero además de las tradicionales almendras, la señora estaba preparando pipas de girasol garrapiñadas. Tan segura estaba de la calidad del producto que las daba a probar a todo el que pasaba y casi todo el que probaba caía. Pues nosotros caímos, pero además nos marcamos el reto de prepararlas en casa, lo cual resultó bien sencillo y muy agradecido, porque sacamos dos tarros enteros. Lástima que luego duren tan poco...





INGREDIENTES 

  • 150 gramos de pipas de girasol peladas y sin tostar
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de agua


PREPARACIÓN 

1. Colocamos todos los ingredientes en una sartén que tenga mucha superficie pero que no sea muy baja para poder remover bien sin que se salga. 


2. Calentamos a fuego fuerte para evaporar todo el agua, removiendo frecuentemente.

3. Cuando no le quede agua retiramos del fuego. en este momento se vive el momento más dramático de la preparación. En tu sartén verás las pipas mezcladas con una especie de arena que está pegada y dura por todas partes y tendrás la sensación de que tanto la sartén como su contenido acabarán en la basura.


4. Fuera del fuego remueve con intensidad, para que las pipas se despeguen unas de otras y la masa se quede suelta.

5. Volvemos a poner la sartén a fuego medio-alto, si está muy bajo no caramelizará el azúcar, si está muy alto se quemará. A partir de este momento no pararemos de remover.

6. En seguida veremos que en el fondo de la sartén el azúcar se va convirtiendo en caramelo, si no mezclamos constantemente, ese caramelo se quemará y sabrá amargo. Por tanto, removiendo y removiendo veremos que las semillas se van cubriendo de caramelo y van adquiriendo su característico tono.

7. Cuando veamos que ya no se forma caramelo en el fondo de la sartén y todo tenga un color uniforme, nuestras pipas estarán listas.

8. Tenemos que tener preparada una bandeja cubierta con un papel de horno. Ponemos todas las pipas sobre el papel, bien estiradas para que no queden pegadas con el calor residual.


9. Dejamos enfriar cinco minutos y se pondrán crujientes y listas para comer.




UN POCO DE CIENCIA 
  • Las pipas de girasol son ricas en vitamina E, un potente antioxidante al que se le atribuyen propiedades cardiosaludables.
  • Además, son ricas en grasas insaturadas, que contribuyen a reducir el nivel de colesterol en sangre, y fibra, que, como ya sabemos, tiene un importante papel como protector del intestino grueso.
  • Además de ser ricas en potasio y fósforo, como el resto de los frutos secos, las pipas de girasol destacan especialmente por su contenido en hierro, esencial para el transporte de oxígeno en el organismo, y magnesio.
  • Cabe destacar también su riqueza en ácido fólico, fundamental para el correcto desarrollo del sistema nervioso en fase embrionaria e infantil, lo que las hace un aperitivo ideal para mujeres embarazadas.
  • La caramelización es un proceso de oxidación de los azúcares. Cuando se acerca a su temperatura de fusión, el azúcar desprende unos compuestos volátiles de olor agradable y adquiere un tono marrón característico.
  • Hay que tener mucho cuidado con el caramelo, porque alcanza temperaturas muy altas y sus quemaduras son serias.
  • Es un aperitivo delicioso, para tomar en cualquier momento, se puede usar acompañando ensaladas, postres o solas, mientras que ves, por ejemplo, tu programa de cocina favorito.
  • Una ración de 25 gramos de este delicioso snack aporta unas 250 Kcal, por lo que conviene no dejarse llevar (esconder el bote en un sitio incómodo es buen truco)
  • El coste de una ración de 25 gramos es de 0,10€

También te gustará

16 Comentarios

  1. Me encanta la receta e imagino que estarán riquísimas, peeero (cuando se empieza así, siempre hay un pero) en mi caso, dada mi acreditada falta de autocontrol, creo que no las voy a hacer. La recomendaré no obstante. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, de acuerdo con CiudadanaB612, la receta tiene una pinta tremenda pero la fuerza de voluntad con el vicio no está entre mis facultades (lo dice alguien que con el mantra "solo un cachito más" se ha ciscado una tableta entera de chocolate), así que...

    A este respecto, un chiste que me contaron el otro día y que podría protagonizar:

    -¿Me das una rebanadita de pastel? .. Pero así, súper chiquitita , que estoy a dieta.
    -¿Así, como las otras siete?.
    -Sí, porfa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, yo soy de los que piensan que de vez en cuando hay que darle algún vicio al cuerpo, así que, probarlo hay que probarlo.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Vaya! Jamás se me hubiera ocurrido garrapiñar pipas.... En mi caso me encantaban las almendras garrapiñadas que nos preparaba de niños mi abuela en el pueblo, el olor del caramelo inigualable....hummmm

    Eso si, con lo torpe que yo soy se me quemaría todo jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto está chupao de hacer, efectivamente la sensación en nariz es inigualable y finalmente la explosión en boca es un vicio...

      Un saludo

      Eliminar
  4. Ya pondrá Javi la crónica, pero al hilo de top-chef, ya tenemos otra expresión de "en boca" de Susi: explosión en boca, en este caso.... Jeje

    ResponderEliminar
  5. las probé el sábado en una feria medieval en Huelva. me gustaron mucho así que probaré a hacerlas!! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, este tipo de cosas son muy de feria medieval, a nosotros nos atraparon por el olor que inundaba todos los puestos

      Un saludo

      Eliminar
  6. Qué ricas!!! Nunca he comido pipas garrapiñadas. Esta receta me la apunto para probarla... aunque ya puedo esconder el bote, no en un lugar incómodo, sino en el fondo del mar... jaajajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un segundo truco para evitarlas, que es que tu mujer, o en tu caso tu marido se envicie con las pipas más que tu y cuando te des cuenta te encuentres que los dos tarros están vacíos... (sniff, yo que quería ponerlas en una ensalada...)

      Besos

      Eliminar
  7. Jajaja, me parece que aquí tendemos a pecar de lo mismo. Supongo que la opción de Aisha es buena: hacerlas y pedirle a alguien que te las esconda.

    ResponderEliminar
  8. He probado a hacerlo tal y como dices... y antes de que se evapore el agua, ya tengo el azucar convertido en caramelo,y no me salen garrapiñadas sino una especie de guirlache de pipas... que estoy haciendo mal??
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasó eso la primera vez, la clave es bajarle un poco la temperatura y remover con más constancia, para que no se quede el azúcar demasiado pegada al fondo que es donde da directamente el calor

      Eliminar
    2. Mañana mismo probare a ver... Ya he tenido que tirar dos veces lo que me ha salido, a ver si a la tercera va la vencida
      Gracias!

      Eliminar
  9. ME ENCANTA! Voy a probar hacerlas, estaba buscando recetas porque mi mejor amiga es adicta a las pipas y en mi país para conseguirlas ya preparadas tenemos que ir muy lejos. Dentro de poco es su cumpleaños y pensaba hacerle un dulcero pero lleno de pipas. De seguro me amará jajaja

    ResponderEliminar

Si tienes algo que comentar hazlo libremente, eso si, se respetuoso, especialmente con los usuarios de este blog.
Sería bueno que te identificaras, es muy fácil, escribe tu comentario y en el desplegable ve a la opción nobre/url, elige el nombre que te guste y deja la casilla url en blanco...

Subscribe