Top Chef 4.9: Noche de estrategias

jueves, abril 27, 2017

Después de una semana de intenso debate sobre si es lícito o no llevar al límite las posibilidades estrategias, el programa de esta semana nos ha demostrado que en el fondo todo el mundo juega sus bazas para manipular de una manera u otra el desarrollo del concurso.

Es estrategia, en este caso de la dirección del programa, potenciar las rencillas entre los concursantes a través de los propios perfiles de los elegidos y de las situaciones que les obligan a afrontar (como lo fue ayer, por ejemplo, hacer que Víctor perjudicara a algún rival en la prueba de exteriores)

Chicote calienta a Rakel tras ser perjudicada por Víctor dos veces seguidas

Es estrategia el extraño cambio que ha experimentado Rakel de una semana a otra, pasando de despiadada competidora a un modo zen tan increíble como beneficioso para su perfil de ganadora del concurso.

Es estrategia la actitud de Melissa desde su regreso, hipermotivada, competitiva, desconfiada de todos y de todo y desde el programa de ayer, también celosa y despiadada (hasta con la que hasta hace poco era su amiga del alma). Como es incapaz de admitir ningún error propia, esta es su manera de demostrar que su primera expulsión no fue justa y de paso da un perfil mucho más duradero que el anterior.

El asimetricgate ya no hay quien lo pare, y la semana que viene irá a mas

Quizás no fuera una estrategia la de Richard, me refiero a hacer que todos sus platos fueran o parecieran un gazpachuelo. En cualquier caso, parece que su nivel de cocina estaba bastante por debajo de sus propias espectativas y no creo que nadie, salvo él mismo, considere un fracaso su prematura salida del programa.

Ojalá encuentre Richard el paraiso de los emulsionadores, ese lugar donde las fuentes echan gazpacho, las nubes están hechas de aires de ajoblanco y en todos los menús de todos los restaurantes solo hay un plato estrella...el gazpachuelo.

Nos llamarán criticones, pero es que hasta el arroz con leche parecía un gazpachuelo




PRUEBA INICIAL: DESAYUNO EN FAMILIA

La prueba inicial (que no de inmunidad) fue la ya anunciada y clásica prueba de las madres que tanto juego ha dado otras temporadas. En esta ocasión todo el teatrillo inicial del reencuentro fue bastante más sosegado que en otras ocasiones (evidentemente, los concursantes ya sabían lo que había) y solo hubo unas pocas lágrimas, sobre todo por parte de Víctor, que era el que más tiempo llevanba sin ver a su progenitora.

La madre de Melissa mete el dedo en el ojo de Víctor, forzando así el llanto del peruano

A partir de ese momento lo que si hubo fue una extraña competición para ver quién lanzaba las mayores alabanzas hacia su madre, todos tenían una vinculación especial, para todos era lo más grande que tenían, aunque viéndolos luego cocinar en la prueba de grupo me río yo de los golpes en el pecho que se da el personal.

Mi madre es lo más grande que tengo, después del gazpachuelo, claro

El encuentro fue acompañado de una extraña pitanza, un buffet de desayuno que estaba en la despensa del plató y que después serviría como base para los platos de los concursantes en la prueba. Por la velocidad q la que desaparecían las viandas en las fauces de los concursantesse diría que alguno llevaba semanas sin comer.

Richard, encajándose sin aparente dificultad, un sandwich entero en la boca...

...y Rakel mirando atónita la escena

Fue entonces cuando Chicote anunció que tendrían que preparar un desayuno en 30 minutos a partir de los productos que quedaban en la despensa tras el banquete, principalmente productos ya elaborados (canapés, sandwichs, revueltos, bizcochos,...). Por una vez voy a dar la razón a Montoro, al igual que a él, estas pruebas en las que hay que preparar platos a partir de productos que ya están cocinados no me gustan nada, generalmente acaban generando extrañas asociaciones más bien asquerosillas que creo que poco tienen que ver con ser buen cocinero.

Se convirtió en todo un muestrario de vómitos felinos

Pero antes de comenzar la prueba conocimos a las madres de los concursantes y sus circunstancias. víctor nos presentó a la suya, Cremilda de 82 años, que hacía más de un año que no veía a su vástago y aún no conocía ni a su nuera ni a su nieto.

El reencuentro de Cremi y Víctor fue el más emotivo

Richard nos presentó a Mari Carmen, según él, lo más grande que tiene, ero Melissa se apresuró a asegurar que Lolia la suya, era muchisísimo más importante que nada en su vida. Lola devolvió el cumplido con una de esas frases que si analizas en profundidad te ponen los vellos de punta: "todas las madres deberían tener una Melissa"......

Nadie quiere más a su madre que Melissa

Conchi, la madre de Montoro mostró su apoyo incondicional a su hijo y para el final quedó Rakel. La valenciana perdió a su madre siendo una niña, por lo que pasó su infancia con su tía Pilu, que fue la que la acompañó en la noche de ayer.

Mucha complicidad entre tía y sobrina

Con las madres ya en el almacén cómodamente instaladas, en las cocinas comenzó la prueba. Quizás, lo que más llamó la atención durante la misma fue el ambiente de extremada cordialidad que reinó entre todos los concursantes, por ejemplo, Víctor y Rakel parecían íntimos, que si "toma esto que yo te lo dejo", que si "por supuesto que puedes llevártelo, Víctor"...Pero después, en la prueba exterior quedó claro que Víctor ni olvida ni perdona.

Richard sacó a relucir su ya célebre trote cochinero

Repasando el trabajo de los concursantes, empezaremos por Melissa. Como el resto de sus rivales (porque la Meli no tiene compañeros), la asimétrica optó por la versión zen, sin prisas, sin nervios, y por una vez, sin pelearse con nadie. Diseñó un plato salado a base de salmón, una vinagreta de mostaza y miel y frutos secos, matizado con elementos que aportaban toques dulces como por ejemplo, el membrillo y trocitos de pan tostado. Lo que viene siendo un vómito felino de colorines.

Si no se te ocurre nada, la presentación en montaña nunca falla

Si bien Chicote no supo concretar muy bien qué es lo que no le agradaba del plato,tampoco fue capaz de destacar ninguna virtud en él, se limitó a describir los sabores que iba notando pero sin demasiada emoción.

Víctor preparó una versión del tacu tacu, un plato de su tierra que normalmente lleva arroz y frijoles acompañados de carne o pollo. En este caso, hizo un puré con los frijoles y lo acompañó de un tosta de sobrasada y chorizo. Pero lo mejor que hizo Víctor fue sacar por primera vez en mucho tiempo nuestro querido plato ostra. El plato fue muy celebrado por Chicote, que con la chacina ya tenemos comprobado que pierde pie.

El plato ostra fue el talismán de Víctor

Richard preparó una torrija caramelizada con yogur y lavanda. en ojo no molaba demasiado porque se veía bastante blandurria, y era evidente que la caramelización no le había salido muy bien. en su descargo, Richard alegó que no había encontrado apenas azúcar, aunque sinceramente creo que podñia haberle sacado mucho más partido a los 8 terrones que utilizó.

Más que una torrija, este nuevo vómito felino parecía un trampantojo de unos callos

El gran batacazo de la noche se lo pegó Montoro, y lo hizo porque desde el principio de la prueba no puso ningún interés en lucirse. Cuando Chicote se pasó por su puesto, le tocó la difícil tesitura de defender lo indefendible y Chicote lo caló en seguida. Había preparado unas milojas con partes de canapés y un revuelto que ya estaba hecho, le había hecho una crema de queso y lo había acompañado con unos bocadillos de guacamole que también estaban hechos. Demasiada poca sangre hizo el de Carabanchel para lo que podía, me imagino que impregnado del espíritu buenrollista generalizado.

Chicote, poniéndole el cascabel al gato (el que antes había vomitado en el plato de Richard)

Rakel preparó otra torrija, y en la comparación con la de Richard salió ganando desde el principio simplemente por la presentación.

Por fin una que se curró un poco el emplatado

Pero el plato no estaba tan bueno de sabor como de aspecto. El pan no había impregnado bien la leche (Rakel dijo que lo había infusionado, jamás había visto a nadie infusionar pan) y estaba seco por dentro, además, la cobertura estaba excesivamente dulce. Tras la cata, Rakel se quejó amargamente de que el pan era "inmojable", lo que dio la excusa perfecta a Melissa y sobre todo a Víctor para volver al estado habitual de metemierding y poner a la valenciana a parir.

Lo del zen fue solo un espejismo

Tras la cata, el único que salió indemne del fino pico de Chicote fue Víctor, con lo que no hubo mucha sorpresa cuando se anunció su nombre como ganador. En esta ocasión, y parece lógico teniendo en cuenta que solo quedaban cinco candidatos, el premio no fue la inmunidad, sino la posibilidad de bloquear durante cinco minutos a dos de sus compañeros en la prueba de exteriores, todo un ejemplo de las buenas intenciones que rigen los destinos de este concurso.

"Soy diestro, pero hasta ahora he cocinado con la izquierda"

Antes de despedir la prueba, Víctor dejó una metafórica frase sobre la mesa: "quiero advertir a mis compañeros de que soy diestro y hasta ahora he estado cocinando con la izquierda", una clara insinuación de que ha dejado lo mejor de su repertorio para esta fase final del programa.


PRUEBA EXTERIOR; MELISSA, ¿ESTÁ A TOPE?

Muy en la línea de mi último comentario, la prueba de exteriores ejemplifica muy a las claras cuáles son las intenciones del programa y lo poco que les importa, por ganar audiencia, sacrificar la poca credibilidad que les queda.

Como ya ocurriera en años anteriores en la prueba de las madres, el destino de los concursantes se ha visto ligado a la destreza de sus madres en la cocina. Si tienes la suerte de que tu madre es una profesional de la cocina (como era el caso de Ratatuille), el camino se aclara un poco, pero si, como le ocurrió a Bacterio en su momento y a Rakel en esta ocasión, tu tía es una inutil en la cocina o tu madre una obsesa del hinojo, más te vale tomártelo con filosofía y asumir que vas de cabeza a la prueba de eliminación, triste broma, sobre todo a estas alturas del concurso.


Grandes momentos para el recuerdo

Si encima, uno de los concursantes dispone de una ventaja tan arbitraria como innecesaria y decide usarla para cebarse en uno solo de sus rivales, las posibilidades de esta (en este caso Rakel) de eludir la prueba de eliminación se reducen a cero.

La prueba se desarrolló en el Museo del Pueblo Asturiano de Gijón, en un entorno natural muy bonito plagado de castaños, en el que los concursantes y sus madres nos proporcionaron bonitas imágenes que parecían sacadas de un anuncio de Central Lechera Asturiana.

Todo muy natural

La presentación de la prueba nos trajo en primer lugar una agradable sorpresa para los concursantes, sus madres colaborarían con ellos en la cocina. Después se les informó de que el ingrediente estrella de la prueba sería la castaña, que debería estar integradas en un plato del que harían siete raciones en 60 minutos. Después llegaron las malas noticias...

Las castañas estaban hasta con los pinchos

Pues eso, que las castañas estaban sin pelar y cada uno de ellos debía de pelar unas 20 antes de empezar a cocinar. Mientras tanto, las madres tendrían que empezar el plato que ellas mismas decidieran sin poder comunicarse con sus vástagos. El único que no tuvo que pasar por esta penitencia fue Víctor, que como ganador de la prueba anterior pudo empezar desde el primer momento a cocinar con su madre.

Voy a muerte, pelo castañazas

Por aquello de ordenar un poco lo ocurrido en esta prueba tan larga, seguiré el orden en que se cataron los platos al final.

Hablaré por tanto en primer lugar de Montoro. Mientras el eldense pelaba sus castañas, su madre buscaba desesperadamente lentejas, al parecer, el plato favorito de su hijo, pero como no las encontró, decidió sustituirlas por arroz. Esa sería la base para una crema de castañas con rape y setas, coronada por una serie de botánicos picaditos.

Montoro se divertía cocinando con su madre, mientras que Rakel se desesperaba, castigada por Víctor

Hay que decir en favor de Montoro, que fue el que afrontó la prueba de una manera más relajada, disfrutando de lo que supone cocinar con tu madre en esas circunstancias y tratándola en todo momento con cariño y respeto. Quizás, fue precisamente esta armonía lo que acabó por producir un plato más que aceptable,

No fue sofisticado, pero si sabroso

Melissa fue la que tardó más tiempo con las castañas, casi 15 de los 60 minutos, y esto supuso que cuando llegó a la cocina, su madre ya tenía el plato en marcha. Loli optó por un guisote de casa, un estofado de ternera, pero no tuvo demasiado en cuenta que el tiempo era limitado y no lo puso en la olla a presión, cuando Melissa se percató de que no iban a llegar, se desató su cólera (lo cual, todo hay que decirlo, no es demasiado difícil)

Conocer a la madre de Melissa nos ha aclarado muchas cosas

A partir de ese momento los 45 minutos de cocinado en común fueron de pelea contínua. el primer problema fue delimitar quién tenía que llevar la voz cantante, aspecto en que ninguna llegó a dar su brazo a torcer. Después asistimos a un ejercicio de bipolaridad extrema por parte de la asimétrica, ya que alternaba momentos de emocionada exaltación de la relación materno-filial con otros de malos modos y reproches hacia su progenitora.

Melissa, ¿el fuego está a tope?

La discusión más curiosa que se estableció entre madre e hija fue a cuenta de la intensidad del fuego para la olla a presión. Melissa puso dos ollas cerradas con el guiso en paralelo y puso el fuego a tope para que alcanzara la presión correcta lo antes posible, pero su madre no parecía confiar en que le estuviera diciendo la verdad y pregunto numerosas veces y de manera compulsiva a su hija si el fuego estaba a tope. No lo pude evitar, la imagen de la madre de Carlos Bacterio demandando más hinojo fue la que me vino a la cabeza,

Melissa, es que de verdad lo que yo quiero saber es si el fuego está a tope

En los momentos finales y con el tiempo más que limitado, la alta intensidad de la candela pasó factura al guiso de las granadinas y se agarró un poco al fondo. Rakel advirtió a su antigua amiga, "algo huele a quemado", pero Melissa, dueña de una soberbia y un orgullo sin par, negó que estuviera quemado y aprovechó para soltarle un palito a Rakel: "es mala"

Pero la realidad es tozuda, y ese trozo de carne está quemado

Melissa hizo un último esfuerzo por enmascarar la realidad, probó el plato y le pareció que estaba delicioso. Como hiciera el día que tiró los huevos al suelo Melissa parece creer que si uno dice una cosa, la realidad automáticamente queda alterada y por muy bonito que lo presentara y por muchos botánicas que le echara por encima, si la carne estaba dura, lo estaba.

La presentación tipo volcán, idónea para una carne de textura rocosa

Como la madre de Víctor era la más mayor de todas y se la veía muy ralentizada, le vino muy bien al peruano su privilegio de no tener que pelar castañas, no solo le permitió ayudar a su madre en los primeros momentos de la prueba, sino que también le sirvió para orientar el plato en una dirección determinada.

Pese a lo avanzado de su edad, Cremi no se echño atrás a la hora de currar

Cremi escogió pichones como base del plato, y a partir de ahí se puso a las órdenes de si hijo. Víctor cocinó la carne en sartén hasta dejarla en su punto y la acompañó de una salsa de castaña, otra de frutos rojos y unos crujientes, también de castañas, que preparó en el horno. Un plato más aparente que complicado.

Buena presentación en un plato más sencillo de lo que Víctor nos tiene acostumbrados

A sabiendas de que su tía no tenía ni idea de cocinar, y sabiendo que esto la llevaría a la prueba de eliminación, Rakel se tomó la prueba con filosofía. Pilu eligió preparar unos tortos asturianos, pero lo único que aportó en los primeros minutos fue poner la harina en un bol y mezclarla con agua.

Desde luego, la masa debíó de quedarle bien mezclada

Cuando por fin terminó Rakel de pelar sus castañas, rápìdamente quiso quitar la responsabilidad a su tía y tomó la responsabilidad del plato, pero cuando apenas llevaba un minuto en acción, llegó el primer mazazo...

Como venganza del temita de la semana pasada, Víctor asignó a Rakel su primer castigo

Es probable que la valenciana lo esperara, así que ni siquiera se enfadó, con resignación. esperó apoyada en una columna que pasaran los cinco minutos correspondientes, mientras que su tía seguía removiendo como si no hubiera mañana. Sorprendió un poco más que Víctor, normalmente esquivo a las polémicas en público, confesara sin tapujos y delante de su propia madre, el odio que le tiene a Rakel.

Rakel, resignada, observa la torpeza de su tía, en presencia del fantasma de Melissa

Como si se tratara del día de la marmota, la escena completa se volvió a repetir. Rakel se incorporó a la cocina, trató de poner en marcha la receta que había planteado su tía, pero al minuto de estar allí, nuevo zasca en forma de castigo.

No se lo tomó Rakel igual de bien, de hecho, no pudo contener algún que otro insulto hacia el peruano que a decir verdad, se pasó mucho en el uso de su privilegio y ni siquiera lo hizo con inteligencia. Rakel, por ir con su tía, tenía a priori un hándicap casi insuperable, hubiera tenido mucho más sentido que Víctor hubiera repartido entre los dos rivales con más posibilidades el perjuicio, quedando así él mismo con muchas más posibilidades de hacerse con la única plaza que libraba de la prueba de eliminación.

La segunda vez el cabreo fue de aúpa

Cuando se reincorporó, el tiempo ya era más que insuficiente, por lo que tuvo que conformarse con poner los tortos acompañados de quesos y tres puntitos de crema de castañas y, como no, botánicos.

Uno de los platos más flojos de esta edición de Top chef

Richard, que fue el primero que terminó con las castañas, encontró a su madre preparando una simple sopa de pollo con verduras, setas y castañas, y con esa habilidad  que le caracteriza, acabó convirtiendo la sopa en algo que no era, pero que se parecía a un gazpachuelo. Gazpachueleitor en estado puro.

Desde hace unos días la RAE estudia admitir el término gazpachuelizar para esto que hace Richard

Richard empezó paciente y afectivo con su madre, pero a medida que avanzaba la prueba y ella pasaba sistemáticamente de lo que le decía su hijo, el malagueño se iba poniendo más nervioso y subía el tono. Entiendo a Richard, su madre reconoce que no cocina bien, pero además es totalmente anárquica y encima no se deja mandar, combinación letal si lo que quieres es evitar la prueba de eliminación.

No, mamá, así no

En un momento dado, se produjo una curiosa anécdota. Mari Carmen sujetaba un hinojo (insólito el tremendo protagonismo que tiene este bulbo en las pruebas de las madres) y se giró para ir a coger algo de las estanterías, por la izquierda se acercaba Chicote que curioseaba lo que se estaba cocinando, por la derecha corría Víctor de regreso a su cocina. La confluencia de los tres acabó con el hinojo en el rodando por el suelo, obligando a Chicote a hacer un magistral control con la diestra con lo que su dueña pudo recuperarlo. Esta es la secuencia...

R: Mamá, más hinojo. MC: Voy
El choque es inevitable
Chicote controla el hinojo y lo devuelve a su propietaria

Los últimos minutos de Richard fueron una locura, porque se empeñó en ahumar su gazpachuelo puré de verduras y castañas y casi tuvo que presentar los platos envueltos en film de plástico.

Original presentación, si no te gusta te lo puedes llevar así a casa

Los encargados de la cata ciega fueron, además de Susi y Roncero, un familiar de cada uno de los concursantes, en concreto, Davinia, la hermana de Melissa, que es un clon de su madre, Elena, la mujer de Víctor y que curiosamente se convirtió en su peor crítica, Nacho, el hermano de Rakel, un tipo grandote y bonachón al que le gustó prácticamente todo lo que probó, Vanessa, la novia de Montoro que había podido escaparse de sus obligaciones en Montecarlo y Mamen, la mujer de Richard, que veía a su marido en todos los platos.

Quinteto de lujo

Como en otras ocasiones, lo intención del programa era que los platos de los concursantes fueran machacados por sus propios familiares, y la verdad es que esta vez les salió a pedir de boca, porque casi ninguno atinó a criticar los de los demás y alabar los de su candidato.

Cuando los concursantes vieron a sus familiares se produjo una mezcla de alegría y sorpresa. Alegría en Víctor, Melissa, Richard y Rakel y sorpresa en Montoro, que no entendía la presencia de su novia allí cuando los planes eran que estuviera una semana más trabajando  en las casas de Mónaco y Antibes antes de que los jefes volvieran al yate. Es lo que tiene tener tantas casas, que o te organizas o se te van de las manos.

"Y lo peor de todo es que la perrita está alimentándose a base de Dog Chow"

El primer plato en ser catado fue el de Montoro, y la primera en opinar fue Davinia, la hermana de Melissa (qué curioso que las dos tengan nombre de bruja maléfica), que se apresuró a decir que lo del arroz en el fondo "como que no me mata". No tardó su hermana en demostrar que lo que vemos en pantalla no es mñas que la punta del iceberg de lo que ocurre en su vida cotidiana: "Esta es tonta, ¿qué está hablando?"

Ni sus familiares más cercanos se libran

Pero esa fue la única crítica que hizo, todo lo demñas del plato le gustó mucho. A Nacho le gustó mucho la presencia de distintas "sorpresas" dentro de la crema e incluso mostró su deseo de que el plato fuera de su hermana. Vanessa, fue la más crítica con el plato de su novio, aunque le pareció bueno de sabor, no le gustó la textura. Su suegra fue tajante: "ya no entra más a casa".

Chicote pletórico, todo iba según el plan trazado

Elena, Mamen, Susi y Roncero coincidieron en que la crema estaba muy buena, pero el sentir general era que el arroz chocaba un poco en el fondo del plato. Roncero lo resumió diciendo que el arroz no molestaba a la hora de comer, pero que no aportaba nada a nivel gustativo (lo que viene siendo un matahambre).

Tras la buena crítica al plato de Montoro, llegó el turno de Melissa. La primera en opinar fue Mamen, que veía en ese volcán de carne con patatas la presencia de su marido. Nada más probar el plato, todos coincidieron en que la carne estaba dura y demasiado dorada (como ya advirtió Rakel sin maldad alguna) y en que la castaña no se notaba en la salsa.

Ante las críticas, Melissa pasó por dos fases, en primer lugar, la negación, exculpándose a si misma y volcando la responsabilidad de los fallos en su madre, posteriormente entró en fase koala, se acurrucó con su madre, probablemente buscando una cercanía que le ayudara a asumir su probable presencia en la prueba de eliminación.

Qué difícil es entender lo que se esconde en su asimétrica cabeza

Nada más llega a la mesa, el plato de visto fue muy alabado por su buena presentación, y todo parecía ir viento en popa para el peruano hasta que su mujer tomó la palabra, "este plato es poner por poner, son un montón de caciotos chicos sin conexión entre ellos". Cuando la cosa parecía ir mejor, se empezó a alabar el punto del pichón, la salsa y el crujiente, de nuevo Elena tomó la palabra para terminar de acabar con su marido, "la crema está tiesa". Quizás, habría que aclarar a Elena (que creo recordar que es de origen ruso) que tiesa no es lo mismo que sosa, porque luego aclaró que lo que le pasaba es que le faltaba sal.

Víctor aguantó el tipo con una sonrisa, pero mirad la cara de Cremi, si pudiera, la habría estrangulado

Llegó entonces el plato más flojito, el de Rakel, dos tortitas, tres trozos de queso y tres puntitos de puré de castañas con su botánico correspondiente. Elena, el azote de Top Chef, no tardó en opinar: "esto es un buffet libre de hotel", a lo que Rakel sentenció: "tiene para todo el mundo tu mujer, no deja títere con cabeza". Demasiado dulce y duro, los tortos resultaron un plato a todas luces muy flojo para estas alturas de concurso, pero claro, quizás habría que explicar las circunstancias para entenderlo.

Parece que no le agradaron demasiado

Nada más aparecer el plato de Richard, con pinta de gazpachuelo y un trozaco de chorizo en lo alto, su mujer notó su presencia. El paso por boca reveló que sabía mucho a chorizo y que tenía un toque a queso azul, que agradó bastante a Elena. Rakel no perdió la oportunidad de bromear: "por fin le ha gustado algo a tu mujer, Víctor", pero la broma (ajustada a la realidad, que todo hay que decirlo) a punto estuvo de costarle una nueva bronca con Melissa, que no perdona una a la valenciana...

Le dijo la sartén al cazo

Tras la cata, no se sabía muy bien quién iba a ganar, pero se sabía que debía de estar la cosa entre Richard y Montoro. Cuando llegó el momento de conocer la decisión, cada concursante se puso con su madre y Nacho, el hermano de Rakel tomó la palabra y anunció que el mejor plato era el de Chayanne. Ni él mismo lo esperaba y, esta vez si, la emoción fue verdadera.

Tremenda alegría y tremenda sorpresa que se llevó Montoro

Los últimos momentos sirvieron para el reencuentro familiar, y entre ellos, uno muy especial, Cremi, la madre de Víctor, conoció, entre lágrimas a su nuera, Elena, la misma que minutos antes había dejado a su marido sin opciones de salvarse de la prueba de eliminación.

Ahí te pudras rubia, eso no se le hace a mi hijo


PRUEBA DE ELIMINACIÓN: NI LOS POSTRES ENDULZAN A MELISSA

La prueba de eliminación se inspiró en los postres que más gustaban a los cuatro candidatos cuando eran pequeños, postren que tendrían que actualizar para mantenerse en el concurso. Fueron las madres las encargadas de recordarlos, a Melissa le tocaron  las natillas, a Víctor, bizcocho de canela, a Rakel el flan de huevo y a Richard el arroz con leche. Avanza el concurso y seguimos instalados en la baja dificultad, parece que este año, definitivamente nos quedamos sin esferificaciones.

No quiso faltar Jordi Roca a su cita anual con Top Chef, pero la verdad es que fue una pena verlo tan fastidiado, con una afonía que le afecta desde hace meses y que, según él mismo ha comunicado, está asociada con un problema cervical.

Jordi Roca, aunque estuvo más apagado que otras veces, no quiso perder su momento Top Chef

Su postre fue, como siempre, excepcional, una versión de un bombón hecha con una fina esfera de caramelo hecha a mano, forrada por dentro y por fuera de una delgada capa de chocolate y rellena con crema de avellanas, shots de cacao y avellanas y espuma de cacao. La única diferencia con otros años es que esta vez no se rodeó la presencia del repostero de tanta parafernalia como otras veces.

Jordi Roca no decepciona

El desarrollo de la prueba estuvo nuevamente marcada por el buenrrollismo, Rakel se convirtió en una especie de ursulina, proporcionando ingredientes a sus rivales a diestro y siniestro, y especialmente solícita y bien educada con Víctor. Pero hay que decir que a la valenciana, estas extrañas y recientes transformaciones le producen una amnesia severa, porque si no no se entiende que dijera, después de su treta de la semana pasada, que ella quiere ganar el concurso por su cocina, no pisando a sus compañeros, no siendo mala, ni siendo cutre y utilizando estrategias abusivas...

Víctor, ¿te apetece una limonada?

Víctor, que tiene cierto arte emplatando, tiene un estilo de cocina que su mujer clavó en la prueba anterior, lo presenta muy bonito, pero no dejan de ser distintos elementos preparados por separasdo que acaban puestos en el mismo plato con la intención de que combinen bien. Su postre no fue la excepción, pero en este caso, los sabores si que cuadraron bien.

Parece que Víctor de pequeño tenía un gato

Para preparar su postre, Víctor tuvo que superar un trauma, hace 12 años, en un despiste se quemó el brazo izquierdo al derramarse isomalt caliente sobre él, y desde entonces, dice que no se había atrevido a volver a usarlo, pero en esta ocasión lo hizo para diseñar un pequeño contenedor dulce y transparente en el que colocar parte de los elementos del plato.

Tampoco es que se arriesgara mucho en esta ocasión

Su idea consistió en una crema de canela, dos tipos de bizcocho, uno blanco tipo plancha y otro hecho en sifón con canela y chocolate, una crema de mascarpone, el molde de isomalt y una espuma de coco. Pretendía que, con el hilo conductor de la canela, quedaran armonizados los distintos elementos del plato, y al parecer lo consiguió, porque los jueces no escatimaron alabanzas y solo pusieron una pega, el exceso de canela impedía disfrutar en todo su esplendor la variedad de matices del postre.

Chicote describiendo el postre de Víctor

Sor Rakel se agarró a una buena idea inicial y esa confianza le hizo cocinar muy tranquila y le sobró tiempo para repartir paz y amor entre sus rivales, más que nada por seguir currándose el rol de ganadora de Top Chef.

Rakel ultima el emplatado de sus flanes

En la base del plato, Rakel colocó una salsa de café con sal especiada que resultó muy potente a los jueces, sobre ella, un lingote de flan que distaba mucho de estar lo liso que se supone que debe estar un flan en su punto. Sobre el flan, una crema de lima y unas tejas de naranja, y como toque final unas escamas de sal.

El flan, claramente sobrecocido. ¿por qué nadie dijo nada?

Al igual que pasara con elpostre de Víctpor, todo fueron alabanzas para el de Rakel, sólo se matizó, que como la salsa de café era muy potente, se comía un poco los sabores del resto del plato.

A estas alturas, Melissa ya andaba completamente descompuesta, pensando que si Richard no empeoraba su plato, sería ella la que se iría a su casa.

Y la verdad es que su preocupación era más que razonable, porque sus natillas no eran nada del otro mundo. La asimétrica preparó una "natilla-madre" con la que hizo unas pocas de elaboraciones, pero como partían de la misma base, todas sabían igual.

Natillas con natillas con natillas con natillas y esa cosa marrón para disimular

Una de las elaboraciones que preparó fue un helado de natillas, pero cuando llegó el momento del mantecado en la "Pacojet", metió directamente el recipiente con las natillas calientes en la máquina, cuando ésta solo funciona con elementos que ya vienen congelados. ¿Despiste o ignorancia?, ella, como no, lo achacó al despiste, yo sin embargo lo tengo claro, no tenía ni puñetera idea de lo que estaba haciendo.

En esta ocasión, el jurado indicó a Melissa el camino adecuado

El jurado lo tuvo claro, un plato muy plano en el que se repite el mismo elemento en diferentes texturas sin ninguna variación de sabor. Para que todo no fuera negativo, Susi alabó un detalle que parte de su gusto personal, que las natillas no estaban muy dulces, pero eso mismo, para otro comensal bien podría haber sido un defecto.

Richard tuvo ante si un reto complicado, preparar un arroz con leche que tuviera pinta de gazpachuelo. La cosa empezó mal desde el primer momento, porque al poco de poner a cocer el arroz en la leche un despiste provocó esto...

Richard parece emerger de un jacuzzi de leche hirviendo (o de gazpachuelo)

Si ya 60 minutos era un poco justo para el arroz con leche, tocaba volver a empoezar. Cuando el malagueño explicó el plato a Chicote le contó que iba a hacer como base una tierra de galleta de chocolate con pipas y crema de café sobre la que colocaría el arroz cocido en leche con azúcar y escurrido y lo coronaría con una espuma de leche condensada y unas finas tiras de pasta filo frita buscando el sabor de los churros. Si Richard considera normal comer churros con arroz con leche, creo que eso explica muchas cosas.

La propuesta de Richard, en ojo, parecía correcta

Creo que Chicote no pensó demasiado bien lo que decía cuando recriminó al malagueño que cociera el arroz en leche azucarada, y mira que Richard se lo explicó. Pretendía dejarlo en un punto mucho menos hecho que en el postre original, pero que cogiera sabor y dulzor, para luego añadirle su espuma de leche por encima, un planteamiento que puede ser discutible desde el punto de vista del resultado, pero técnicamente es incuestionable.

Richard acabó por desistir de intentar convencer a Chicote de su argumento

El único fallo apreciable en el plato de Richard fue que la espuma de leche no le salió. Se da la paradoja de que probalemente, a un hombre capaz de emulsionar hasta a su madre, le faltó un elemento emulsionador que estabilizara esa espuma para que no se convirtiera en líquido, no basta con meter cualquier cosa en un sifón para que se convierta en espuma, necesita un mayor porcenteje de grasa, gelatina o algún estabilizante químico para salir.

La segunda paradoja del plato de Richard es que su espuma líquida dio a su arroz con leche aspecto de gazpachuelo, con lo que muchos tuvimos la sensación de que con este postre se cerraba definitivamente un ciclo.

Arroz con gazpalueche

La cosa estaba, por tanto, entre Richard y Melissa. ¿Qué es peor hacer un plato completamente plano a partir de una misma base o uno mucho mejor ideado pero con un fallo técnico?. Sin probarlos es difícil saberlo, a mi me parece que el trabajo de Richard dice mucho más de él como cocinero que el de Melissa, y todo ello sin olvidarnos de que Melissa también un gravísimo fallo técnico con la pacojet que enmendaron los jueces...

Tenso debate entre Asi y Richard tratando de interpretar la opinión del jurado

Rakel fue la primera en salvarse por haber hecho el mejor postre y Víctor entró en el almacén segundos después, tras unos segundos de tensa espera se anunció el nombre de Richard como el cocinero eliminado. Después hablaremos de la despedida de Richard, porque mientras el malagueño pasaba el emotivo trago de asumir su eliminación, Melissa volvía a liarla parda  en el almacén.

Melissa mira de reojo y retadora a una disgustada Rakel,. que lamentaba la eliminación de Richard

La asimétrica entró con los brazos en alto y corrió a abrazar a Víctor, pero tras un frío beso a Rakel,. no se conformó con su discutible salvación y fue a por ella. ¿Hubieras preferido que entrara Richard por la puerta?. Rakel huyó de la polémica argumentando que no quería que eliminaran a ninguno de los dos, pero la granadina insistió e insistió hasta que Rakel quiso dar por zanjada la cosa. La realización volvió a las cocinas, pero la discusión debió de extenderse bastante más porque cuando Richard entró para despedirse de ellos, Rakel seguía intentando parar el debate y la asimétrica solo paró cuando Víctor empezó a aplaudir al malagueño.

Rakel utilizó su faceta ursulina
Pero Melissa no estaba dispuesta a dejarla escapar tan fácilmente
.
La despedida de Richard fue emotiva, andaba el hombre disgustado, pero tengo la sensación e que él mismo sabía que por aquí estaba su tope y que más programas para él hubieran sido un regalo. Se va el orondo malagueño, el hombre de la sonrisa al revés que nos ha dejado el momento curva de Estafeta que sin duda recordaremos para siempre, ahora queda lo más difícil, volver a la vida cotidiana para seguir le difícil tarea de gazpachuelizar el universo.

Si me hago el muerto igual no me eliminan


¿Y AHORA QUÉ? LOS QUE SUBEN Y LOS QUE BAJAN

  • Sube Montoro, y lo hace para su propia sorpresa. Por fin vivió una prueba de eliminación por la tele, aunque da la sensación de que sabe perfectamente que su momento está llegando.
  • Se mantiene Víctor, que en mi opinión no tuvo su mejor día, pero que se mantiene en el top de favoritos para la final porque técnicamente solo le hace sombra Rakel.
  • Se mantiene Rakel, la gran candidata a la victoria final, sigue demostrando, ahora en faceta zen, que puede discutir el título a Víctor.
  • Baja Melissa, insufrible y desequilibrada, ya no hace platazos y sigue "enmierdando" cada vez que abre la boca


También te gustará

27 Comentarios

  1. De entrada me gustaría decir que el privilegio de ayer se resumía en: "putea a un compañer@ (o dos)". Realmente, no me pareció una ventaja significativa.
    Sirvió, eso sí, para calentar y adelantar el enfrentamiento entre dos de los finalistas (me juego el cuello y no lo pierdo a que Victor y Rakel lo son).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene toda la pinta... A la moñetes yo creo que la ventilan la semana que viene, ya está quemado el personaje...y ya no hace platazos...

      Eliminar
    2. Aparte de que el privilegio no era de gran ayuda, encima Victor lo utilizó bastante mal. Lo utilizó para putear a Rakel, pero contando que solo se libraba uno de la prueba de eliminación, le hubiera sido mejor repartirlos para mejorar sus posibilidades.
      Por su obcecación con Rakel, Montoro lo superó, cuando encima el pudo haber elegido la receta y no continuar con la de su madre.

      Eliminar
  2. Buf, he visto el programa laminado cual alcachofa previo paso por la freidora, pero de momento (y mientras me reposa la neurona), destaco dos frases y una prueba:

    Frase 1: "Todas las madres tendrían que tener una Melissa". Mire, no, gracias. NO gracias. Vamos, que no. Bastantes problemas de natalidad tenemos ya en Europa como para desincentivar a las madres de esa manera. Al contrario, todas las Melissas deberían tener una madre que les dijera "Hija, no seas mamarracha". Y encima la tía coge y le echa la culpa a su madre de todo. Que a lo mejor también fue culpa suya que las natillas no le salieran bien, quién sabe...

    Frase 2: "Yo soy diestro pero hasta ahora he estado cocinando con la mano izquierda, aviso para navegantes". Bueno, de esta casi no me recupero. Está bien que Víctor avise, pero igual nosotros tendríamos que avisarle a él de que tiene un problema de bilateralidad importante, porque o lo dijo en broma (y sin gracia) o no sabe dónde tiene la derecha y donde la izquierda, y si no podéis ver de nuevo programas anteriores para comprobar con qué mano cocina. Y, sin ir más lejos, en el gif de Javi en el que parece que está estrangulando a un rival, también estrangula con la derecha. Vamos, que NO, Víctor. No.

    La prueba: la de los postres. Me gustó, creo que salieron platos chulos y que se acercó un poquito a lo que esperamos verles cocinar. Tal vez mejor en el programa 2 que en el 10, pero no sé, visto lo visto hasta ahora creo que es de celebrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase es una referencia filmográfica a una pelea de espadachines en la que comienzan batiéndose con la izquierda ;)

      Eliminar
    2. En ese caso, que pretendiera ser broma me produce cierto...alivio...creo...aunque sigue siendo de bofetá (con cualquiera de las dos manos). Gracias por la aclaración :)

      Eliminar
    3. Para mi la frase del programa es la versión del hinojo de esta edición: "La olla está a tope de fuego?"

      Eliminar
    4. Me llamo Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre, preparate a morir. La princesa prometida, clasicazo (de mi juventud)

      Eliminar
  3. Frases para el recuerdo. (Ninguna llega al nivel de la anticonceptiva "Todas las madres deberían tener una Melissa"):
    Rakel:"Yo no quiero ganar a base de estrategias cutres". Supongo q ese confesionario está grabado antes de la prueba grupal de la semana pasada porque para decirlo después hay q echarle bemoles.
    MELISSA "Es la primera vez que hablo mal a mi madre" (O algo semejante). Claro, chatunga. Se nota q lo de ayer fue una cosa puntual porque tú no eres amiga de enfrentamientos.
    "Eso lo ha hecho tu madre". Melissa, increpando a través del plasma a su hermana, q se atrevió a sacarle un defecto a uno de sus platasoh. Se conoce que tampoco ha hablado nunca de mala manera a su hermana.
    Todo parece encaminado a la final Victor- Rakel. Melissa no ha cocinado un pimiento en toda la temporada y sólo está ahí pq es un filón televisivo. Q ayer se salvara con sus natillas con perlas de natillas sobre base de natillas al aroma de natillas con natillas es de traca, por muchos errores q tuviera el plato de Richard. En cuanto a Montoro, lleva media docena de programas en las que, no sé gustativamente, pero en ojo , sus platos no son más q vómitos de un gato cuyo dueño cambia semanalmente la marca del "whiskas".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. La primera frase debería ponerse obligatoriamente a parejas que deseen tener hijos acompañado de un vídeo con los momentos estelares de la granadina (para que se lo pensasen dos veces).
      En la de Rakel, salvo que tenga estropeada la memoria a corto plazo, me hace sospechar que pertenece a varios programas anteriores y que la han colado aquí porque si no, no se explica.
      Y de Montoro... ¿no será el encargado de cuidar las mascotas de los rusos?

      Eliminar
    2. Poca esperanza de vida tendrían las mascotas. Con sal, azúcar, grasas y comportamientos humanizados las mascotas sufren colesterol alto, diabetes, obesidad, osteoporosis. Un buen banco de pruebas para saber la vida que llevamos. Sin olvidar que hay alimentos muy perjudiciales, como cebolla, chocolate, perejil, huesos largos(al astillarse son como agujas)...

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Pues parece que ya se ha filtrado el ganador:

    OJO SPOILER!!!!!!!: http://es.blastingnews.com/showbiz-y-tv/2017/03/top-chef-2017-exclusiva-se-filtra-el-nombre-del-ganador-de-esta-edicion-001576493.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eso es cierto, ya sabemos por qué es.

      Eliminar
  6. Me parece que Montoro ha perdido el interés en el programa, se le ve pasota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me tiene pinta que el programa quiere sacudirse la tendencia de ser copados los primeros puestos por cocinero varón, joven (20 a 40 y poco) y sin mucho componente de "tocino rancio". Este año han ido saliendo prácticamente en fila india. Creo que Chayanne se lo huele, que no va a ganar por las cuotas, y está ahí casi sólo para mostrarnos que no llega pero los otros sí. El único espacio donde comentan tc es zapeando, no va a salir ganador el cocinero que querría una madre como yerno, sale un perfil que guste a milenials.

      Eliminar
  7. Consejo Top Chef del dia:
    Para sacar la castaña del cascarujo de pinchos, lo mejor es tirarlas al suelo y pisarlas mientras realizas el movimiento rítmico llamado "pa'lante y pa'tras"... a los niños les encanta!!! ( y además de verdad )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diosssss, tenia que haber puesto " Consejo Top Chef del Lidl "... que torpe.

      Eliminar
  8. Siempre que les mandan hacer un plato pienso qué haría yo.Como Asturiana que soy hay un plato que me encanta:el pote de berzas con castañas.La tía de Raquel se tiro toda la prueba para hacer la masa de los tortos que se tarda 5 min.Pero me causo muy buena impresión así como su hermano.
    A Raquel la vi mucho más tranquila y creo que es la que mejor está evolucionando.Ahora la semi-soporto.
    Melissa es insufrible y lo que decís,la forma de hablar a su madre es la que utiliza con todos los demás.Es muy
    macarrilla.
    Richard cuando hace el arroz con leche,pone el azúcar al principio y le llama la atención Chicote,yo sólo sé que si lo pones al principio se te pega,son cosas básicas que me extraña que no sepan.
    El Montoro se está salvando porque hay otros que lo hacen peor pero no me ha llamado la atencion ningún plato suyo.
    He empezado a ver Master Chef,sólo el 2º capítulo y he visto más cocina que en Top Chef.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, enhorabuena por esa tierra tan fantástica que tenéis los asturianos. Por proximidad he estado varias veces y es un sitio al que no me canso de volver.

      Respecto a lo que comentas, no sé hasta que punto es evolución y no un cambio a raíz de algo que le hayan dicho.
      Si le añades que Montoro lleva unas semanas totalmente desmotivado a mi me hace pensar que el ganador ya estaba decidido desde hace tiempo. Son sólo suposiciones, pero me escama mucho alguien que se comportaba de una forma tan macarril los primeros programas se haya convertido en la prima del Dalai Lama.

      En cuanto a MC, a partir del 3er programa se ve la misma cocina que en TC.... poca

      Eliminar
    2. ¿No os parece que en el MC de esta temporada han abandonado cualquier sutileza en cuanto al metemierding y van a saco? Da la sensación de que los concursantes no han entrado mucho al trapo, quizá porque ya se conocían el paño y no estaban dispuestos a que los conviertan en el José David de esta edición, y se ve al jurado y a "Cruella González" desesperados por crear alguna polémica desde el principio. En cuanto a cocina, lamento no estar de acuerdo con vosotros. Me da la sensación que el nivel de este año puede hacer buenos a los de MC4.

      Eliminar
    3. PD:Yo ya tengo mi favorita en MC5: Paloma.Aunque los jueces se cebaron con su manzana asada, la sopa de sangre con la que nos deleitó me parece la cosa más repugnante que se ha presentado en MC. Creo que nos va a dar muchos momentos de gloria.

      Eliminar
    4. Yo lo que no entiendo (o si, está claro que lo prepara la organización) es porqué en TC habitualmente quedan para el final personas un tanto odiosas. En la primera edición, la pandilla basura, en la siguiente Marc y pesadoenoido Ratatuilidl, en la tercera mejoramos, pero tuvimos muchos programas a Oriol pululando por ahí, y ahora en la cuarta, es que por personalidad no se salva ninguno de los que quedan (Victor el misógino, Rakel la exaltada, Melissa la macarra y Montoro el flipado), aunque a alguno de ellos lleven varias semanas suavizando su carácter.

      Eliminar
  9. Yo no tengo tan claro que la final sea Víctor vs Rakel, creo que Montoro podría discutirselo. Tuvo un par de semanas malas y es verdad que su trayectoria ha ido en descenso, probablemente por que a estás alturas sepan ya quién gana el programa. Pero de los que quedan e el único que está jugando limpio y que se dedica únicamente a cocinar sin meterse con nadie, así que cuanto más lejos llegue mejor.
    La próxima en caer tiene que ser ya si o si Melissa, demasiado esta durando la broma ya..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El programa final siempre intenta dejar un buen recuerdo, para lo cual evitar a personas venenosas es algo imprescindible. En ese sentido, no tendría ninguna lógica que siguiera en el concurso, puesto que las broncas no tendrían ya continuidad. Si todo va según lo previsto, Melissa se tiene que ir la semana que viene.

      Eliminar
  10. Ayer estuve viendo el arranque de Masterchef Australia, y no hay comparación con los programas de cocina que tenemos aquí. Los jueces muestran respeto, no hay metemierding, hay grandes platos... Solo ayer nos mostraron a un chaval de 18 años, obsesionado con la cocina molecular, que hizo un platazo mezclando diferentes técnicas y con sabores medidos y sorprendentes. Ha empezado la 9a temporada y las audiencias continúan arriba. Qué pena que las productoras españolas no sigan este ejemplo. Saludos y muchas gracias por tus textos, Javi.

    ResponderEliminar
  11. Joder, no sé por qué tantas críticas a Rakel por la famosa prueba de grupos. Para una estrategia con cabeza que usa alguien. Si son 5 concursantes divididos en un grupo de 2 y en otro de 3, los concursantes del grupo de 2 tienen un 25% de posibilidades de irse a la calle, mientras que los del grupo de 3 un 16.7%. Así que es lógico que tus dos personas menos preferidas vayan al grupo de 2, y tus 3 preferidas al otro.

    Me resulta alucinante que en un concurso se critique a alguien por tomar la decisión lógica.

    Lo que capitaneó o no para perder, eso sólo lo sabe ella, al final ganaron la prueba pese al claro boicot del otro.

    ResponderEliminar

Si tienes algo que comentar hazlo libremente, eso si, se respetuoso, especialmente con los usuarios de este blog.
Sería bueno que te identificaras, es muy fácil, escribe tu comentario y en el desplegable ve a la opción nobre/url, elige el nombre que te guste y deja la casilla url en blanco...

Subscribe