Tarta de manzana de la abuela

miércoles, abril 06, 2016

La tarta que os presentamos es la que siempre se ha hecho en nuestra casa. La típica receta de la abuela, apuntada con la (casi) ilegible letra de nuestra madre, en un papelito resobado y amarillo que podría considerarse un incunable familiar.

Esta receta nos la preparaba nuestra madre en ocasiones especiales y la fuimos repitiendo todos los hermanos cuando tuvimos edad de cocinar, cosechando grandes éxitos en nuestras reuniones de amigos, hasta llegar a ser legendaria.

No es casualidad. Es una receta perfecta, que si repites paso a paso te saldrá siempre bien, y que tiene un sabor y una textura de los que ya no se encuentran en ninguna confitería.




INGREDIENTES (Para una tarta de 8-10 raciones)

PARA LA TARTALETA (PASTA QUEBRADA)
  • 200 gr de harina 
  • 100 gr de mantequilla sin sal (de la nevera, NO DERRETIR) 
  • 1 sobre de levadura 
  • Un poco de agua, un poco de sal 
Se puede sustituir la harina y la levadura por la 200 gr de harina para bizcochos (que ya lleva la levadura). La tartaleta no es salada, así que cuando decimos "un poco" de sal es algo más que "una pizca", pero que no vaya a quedar salada la masa.

PARA LA CREMA PASTELERA
  • 1/2 litro de leche entera 
  • 2 cucharadas rasas de maicena 
  • 10 cucharadas rasas de azúcar 
  • 3 huevos 
  • Opcional (pero muy recomendable): la cascara de medio limón y/o un palito de canela
PARA LA DECORACIÓN
  • 1 o 2 manzanas golden 
  • 1 o 2 cucharadas soperas de azúcar 
  • Un poco de agua

PREPARACIÓN

  1. En un bol ponemos la harina tamizada, la levadura, un poco de sal y la mantequilla fría de la nevera. 
  2. Mezclamos con la punta de los dedos, desbaratando la mantequilla sin derretirla. Debe quedar como un montón de miguitas. Añadimos un poco de agua y vamos mezclando con los dedos. No se amasa o si acaso un amasado muy ligero. Seguir añadiendo muy poco a poco agua hasta que quede bien ligada y blanda (no blanducha). El no amasar es el secreto para que quede "quebrada", esto es, que se deshaga al morderla cuando está ya cocida. 
  3. Hacemos una bola y la dejamos reposar 1 hora en un recipiente tapado con un paño húmedo. 
  4. Después del reposo cogemos un molde metálico desmontable. Esto parece una tontería, pero no lo es, ya que como la pasta es "quebrada" es un poco frágil y se puede partir al desmoldar con otro tipo de moldes. Untamos el molde con mantequilla y lo forramos con la masa. No hace falta que llegue hasta arriba de las paredes del molde. Os va a parecer que se os ha quedado corta, pero es la cantidad justa para un molde normal y esa cantidad de crema. La tartaleta debe quedar bastante fina. 
  5. Para hacer la crema pastelera hay que poner la leche, la maicena, el azúcar y los huevos en una cacerola. Mezclamos todo con la batidora a potencia baja, sin hacer espuma. Se añade la cascara de limón y/o la canela y lo ponemos a fuego lento hasta que empiece a espesar. Hay que estar muy pendiente, removiendo a menudo porque se pega con facilidad y cuando empieza a espesar lo hace rápidamente. 
  6. Cuando notemos que va espesando, retiramos la canela y el limón y metemos la batidora a potencia baja, sin levantar ni hacer espuma, hasta que acaba de espesar. 
  7. Volcamos sobre la tartaleta y adornamos con las manzanas peladas y cortadas finas en círculos concéntricos. Si las hemos cortado previamente, habrá que echarles un poquito de zumo de limón para que no se oxiden y se oscurezcan hasta que las coloquemos. 
  8. Se espolvorea el azúcar por encima y se pulveriza con agua para que caramelice. 
  9. Por último introducimos en el horno precalentado a 190º durante una media hora. Si no está dorado del todo, se le añade un poco más de azúcar (ya sin agua) y se gratina cinco minutos más.

VARIANTES


Esta receta también es deliciosa con fruta fresca. Para ello los pasos son los siguientes:

  1. Preparamos la masa y forramos el molde desmontable con ella, como en la receta anterior. 
  2. Con un tenedor pinchamos la masa repetidamente y cubrimos todo el fondo del molde con papel de aluminio y garbanzos para impedir que suba. Los garbanzos ya no servirán para un puchero, pero se pueden guardar para otra ocasión en que queramos hacer una tartaleta. 
  3. Introducimos en el horno precalentado a 180º y horneamos unos 15 minutos (antes si vemos que coge color). Dejamos que se enfríe, retiramos los garbanzos y el papel de aluminio y desmoldamos con mucho cuidado. 
  4. Se prepara la crema pastelera como en la receta anterior y rellenamos la tartaleta. 
  5. Una vez tibia o fría la crema la cubrimos con la fruta cortada en gajos o mitades formando círculos concéntricos. Esta tarta combina muy bien con fresas, melocotones o albaricoques tanto frescos como en almíbar. 
  6. Se puede dar más brillo cubriendo la fruta con preparado gelificable para cobertura de tartas o con un poco de gelatina. En este último caso hay que tener mucho cuidado con que no esté caliente al echarla, ya que empaparía la tartaleta estropeando la tarta.





UN POCO DE CIENCIA 

  • Es una tarta deliciosa, ya sea con manzana o con otras frutas. La mezcla de la acidez y el tostado de la fruta con el ligero dulzor de la crema pastelera se convierte en una combinación increíble.
  • Como siempre que proponemos una receta dulce debemos recordar que este tipo de elaboraciones no deben de formar parte habitual de nuestra dieta, deben ser excepcionales y siempre elaboradas en casa, procurando limitar al máximo la cantidad de azúcar utilizada.
  • La principal razón es que el aporte de nutrientes está muy desequilibrado hacia los hidratos de carbono. En este caso, entre las harinas y los azúcares, cada ración aporta unos 50 gramos de hidratos de carbono (que para ser una tarta, tampoco es exagerado).
  • El uso de fruta natural (vitaminas y minerales), leche y huevos (proteínas y grasas) aumenta la variedad de otros nutrientes.
  • La maizena es harina refinada de maiz, y en su composición encontramos básicamente almidón, un polisacárido que las plantas usan como fuente de energía de reserva y que, cuando no aparece mezclado con otras sustancias (como en las harinas integrales), se digiere rápidamente casi como si fuera azúcar.
  • El almidón tiene tendencia a absorber agua, por eso se usa como espesante de salsas, o como en este caso, en la crema pastelera.
  • Una ración de esta tarta de manzana aporta al organismo unas 300 Kcal (15% de la cantidad recomendada para un adulto)
  • Como todos los ingredientes son muy asequibles, el coste de esta tarta viene a ser de 0,50 a 0,60 € por comensal

También te gustará

6 Comentarios

  1. Delia, que sepas que te voy a copiar esta tarta bien pronto, que en casa tienen "mono" de tarta, y a mí este tipo es de las que me encanta!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es éxito asegurado. Es una receta infalible. Ya nos contarás :-).

      Eliminar
  2. Tiene un aspecto increíble. La única vez que intenté hacer una tarta de manzana acabó en desastre, así que intentaré desquitarme con esta. Sólo una pregunta para calcular cantidades. ¿De que diámetro es el molde que usas? Gracias y hasta esta noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fin de semana la haré. Suelo tener los Sábados a toda mi familia a comer, unos 15.Esta semana los agasajaré con esta tarta.Yo también hago una cuya receta procede de Zahara de la Sierra y que ha pasado se una generación a otra. Intentaré ponerla en mi blog.

      Eliminar
    2. Maripaz, me encantaría conocer esa receta de la que hablas, además, con la mano que tienes para la repostería seguro que haces una maravilla con ella.

      Eliminar

Si tienes algo que comentar hazlo libremente, eso si, se respetuoso, especialmente con los usuarios de este blog.
Sería bueno que te identificaras, es muy fácil, escribe tu comentario y en el desplegable ve a la opción nobre/url, elige el nombre que te guste y deja la casilla url en blanco...

Subscribe