Masterchef 3.2: Un final de traca

miércoles, abril 15, 2015

Se que está feo desvelar el final de la historia incluso antes de empezar a contarla, pero creo que la ocasión lo merece, porque hemos asistido a 10 minutos de televisión históricos, unas escenas que seguro veremos en los próximos días en todos los programas de zapping y que dentro de  unos años volveremos a ver sin poder evitar una sonrisa.

Cuando ya el reloj superaba las 12 y media de la noche y dormitábamos el final de un capítulo de Masterchef más bien aburrido, va Alberto, el que todos pensábamos que iba a ser el protegido en esta edición y se descuelga con un plato insólito (ya sea por su ingenuidad o por su estupidez), la recreación de una cabeza de león esculpida en una patata cocida (que además estaba cruda), con ojitos de guindilla y bigotes de azafrán, cuya melena estaba formada por gambas y pimientos. Repito, la recreación de una cabeza de león esculpida en una patata cocida (que además estaba cruda), con ojitos de guindilla y bigotes de azafrán, cuya melena estaba formada por gambas y pimientos. Ahí queda eso...

OMG

A partir de ahí. se abrió la caja de los truenos. Los jueces indignados hablaron de burla y falta de respeto, y el muchacho, lógicamente avergonzado por el desproporcionado varapalo, inició una catarata de llanto que no abandonó hasta el  final del programa y que contagió a muchos de los otros concursantes.

Si es un personaje preparado, este tío es muy bueno

En esos minutos finales renegó de la cocina, "a dios pongo por testigo que no volveré a tocar una cazuela", renunció a su proyecto de declararse a una chica "en directo" (menos mal, me temo que no habría superado un segundo palo), y mucho nos tememos que ande rondando algún puente de la M-30.


Pero intentando hacer un análisis más profundo de lo ocurrido, pienso que uno de nuestros comentaristas, el que se hace llamar "espectador asqueado", ha dado en la clave con su visión del asunto. Por una parte, la actitud de los jueces ha sido la correcta, o mejor dicho, lo habría sido si la situación aparente fuera la real. Si esto es un concurso de cocina donde 15000 aspirantes luchan por ser declarados "el mejor cocinero amateur" de España, lo ocurrido es lo razonable, y tiene sentido hablar de intento de burla y falta de respeto.

Pero, sabiendo lo que sabemos, parece que estamos ante un nuevo caso de personaje peculiar exprimido y tirado a la basura. El efecto gana-audiencia ya lo han conseguido, "leoncitocomegamba" debe ser ya "trending topic", pero lo que no se entiende es cómo ha llegado este chaval hasta aquí.

Alberto tuvo que ser consolado por Samantha y Jordi

Cuando Gonzalo fue "invitado" al debate final de Masterchef 2, Jordi se ofendió mucho cuando dijo que este concurso en realidad era un juego y el catalán aludió a la profesionalidad del jurado y a la necesidad de que los concursantes entiendieran que aquí se viene a cocinar. Si esto en verdad fuera así, no se entiende cómo ha llegado Alberto hasta aquí, porque es evidente que no tiene ni los conocimientos ni la destreza para destacar entre 15000 aspirantes, ni tampoco la madurez y el carácter para afrontar las pruebas del programa y las posibles críticas que pueden traer.

Ya tienen lo que querían, un temazo del que hablar desde el primer programa. Pero a Alberto, un tipo que no se ve precisamente fuerte de carácter, este asunto le va a perseguir durante mucho tiempo, y eso que, afortunadamente, no llevó a cabo la declaración "en vivo".

Dejo una pregunta en el aire, ¿se ha rebasado el punto de lo tolerable para conseguir audiencia o un concursante que se expone a un programa así debe asumir que situaciones como esta son parte del contrato?. Desde mi punto de vista se ha superado con creces y esta superbronca tan televisiva no es más que otra muestra de que el espectáculo prima sobre el supuesto objetivo el programa. Hay que dar a la gente lo que quiere ver y, según se creen ellos, nada le gusta tanto al espectador medio como ver a una persona zarandeada y revolcándose con el fango. Pero hoy en día el veredicto final lo dan las redes sociales y ahora mismo arden de indignación contra el jurado por el trato dispensado al chaval. ¿Se resentirá la audiencia?

Alberto y su entorno también tienen algo de responsabilidad en el asunto, porque tampoco es normal que un tío de esa edad, estudiante de medicina, se permita el lujo de presentar semejante esperpento, impropio incluso de Masterchef Junior. Dejaré el análisis profundo para los psicólogos, pero tiene pinta de que este muchacho no sabía lo que era un no ni lo que era una crítica. Esta puede haber sido la primera crítica despiadada que haya sufrido en su vida. la pena es que haya sido delante de 3,2 millones de espectadores.

Pero no dejemos que los árboles nos impidan ver el bosque y analicemos todo lo ocurrido en el programa de ayer.


PRUEBA DE PRESIÓN: NI UNA, NI DOS, NI TRES, SINO TRES ESTRELLAS MICHELIN

Esta frase más propia de Sofía Mazagatos hubiera sido la frase de la jornada si no se hubiera cruzado el leóncomegamba, y fue la frase que, en pleno éxtasis de emoción, pronunció Pablo, el llorica oficial del progama (me encanta como lo han definido en los comentarios: un José David evolucionado como si de un Pokemon se tratara) ante la visión del multimichelinoso Quique Dacosta. Es un programa lleno de paradojas, la mitad de los concursantes fueron incapaces de distinguir el mero que tenían delante, pero todos estallaron en un ohh!!!!! de admiración ante la presencia de este hombre, al que la inmensa mayoría jamás había visto cocinar. Mucho postureo.

Está claro que lo que vende son chorizos

Fue la presencia de Quique Dacosta lo mejor que nos deparó la noche. Muchas veces dijimos que tanto en Top Chef como en Masterchef desaprovechaban a los invitados y se ve que de algo sirve protestar porque parece que en esta edición si que van a hacerles cocinar, todo un lujo, quizás, si esto se convierte en costumbre, en futuras ediciones podamos manifestar nuestra admiración por estos tipos con cierto criterio, no por postureo.

El look de Samantha en kimono-batín y pendientes de pescaitos, eclipsó a Quique Dacosta

La prueba consistió en preparar un plato de su elección cuyo protagonista fuera el mero, eso si, los ingredientes les vendrían suministrados desde les vinieron suministrados desde la organización. A partir de ahí, descubrimos que el puesto de Cristobita está muy disputado, todas las descripciones incluían verduritas, calditos, cabecita, lomito, etc.

Sorprendente el parecido entre cocinera y producto

Del desarrollo de la prueba, lo más destacable fue la extrema tranquilidad de todos los participantes, los pocos intentos de Mila por meter algo de nervio, fueron calmados por Víctor con un "tranquila, que tenemos tiempo". Y ya que hablamos de Víctor, decir que en esta prueba empezó a destacarse como fantasmón, primero afirmando que conocía el producto y que sabía que se hacía como si fuera langosta, cuando en verdad esto se hace con el rape, y luego descubriéndonos un nuevo corte del mero, el lomo alto, como si fuera un buey. Quien mucho habla mucho yerra...

Para dificultar un poquito la cosa, en el transcurso de los 75 minutos que duró la prueba, el jurado encargó a los concursantes hasta dos platos más usando lo que les quedara del pescado que ya habían usado en el primero, lo cual desquició (aunque tampoco mucho a más de uno). Mientras tanto, Quique Dacosta seguía a lo suyo.

Quique cuece un estropajo para uno de sus platos

Cuando llegó el final de la prueba, Quique Dacosta fue el primero en mostrarnos sus creaciones, y en tan solo dos minutos demostró por qué unos tienen lo que otros desean. Cierto es que ya venía preparado y sabía como era la prueba, pero vaya tres platazos que se marcó.


Una de las tres maravillas que nos regaló

Después llegó el momento de ir pasando por las mesas de los concursantes para probar los platos, y aunque los comentarios se presentaron de modo muy resumido si que hubo algunos que cataron las primeras críticas. La primera fue Encina, una mujer que cree que cocina fantásticamente sólo porque lleva mucho tiempo haciéndolo, y probablemente sea verdad, pero a la hora de ser juzgada debe aprender a asumir un poco mejor las críticas. Su pescado estaba crudísimo, y eso no tiene otra posible interpretación.

Después llegó el turno a Kevin, que también había dejado en uno de sus platos el pescado crudo, sin embargo, en este caso, Jordi no dudó en hacerle comer el pescado crudo. Muy mal rato para el muchacho que aguantó como pudo el asco que le daba. Tengo la sensación que no va a ser un camino de rosas para Kevin su paso por Masterchef.

"Yo siempre he sido más de chuletón que de sushi"

La última en recibir su ración fue Lidia. La nutricionista, que ya empezara la semana pasada con mal pie, se marcó unos platos muy vulgares y fue acusada por Jordi de estar tan pendiente de que la comida fuera sana que se le olvidaba poner el alma en ella. No pienso que la alt cocina sea incompatible con comer sano, se puede hacer una comida maravillosa y a la vez sana, lo que ocurre es que cuando metes a una persona en un concurso así por ser de una determinada manera y no por cómo cocina, te puedes encontrar que no cocine especialmente bien, y este parece el caso. Si no da juego por otras razones, su paso por Masterchef promete ser efímero.

"A tu cocina le falta alma"

Para finalizar esta primera prueba, fueron señalados los cinco mejores. En primer lugar pasó Pablo, que, más ancho que alto presentó sus platos al jurado. Platos correctos en apariencia pero sin llegar a ser espectaculares, pero cuando se vino arriba fue ante los comentarios de Samantha hacia su arroz, le faltó poco para abalanzarse sobre ella tras alabar lo increíblemente guapa que estaba con su traje oriental.

Samantha, ciérrate un pcoc el batín que me pierdo...

La siguiente en pasar fue Mireia, que parece tener buen criterio en la cocina pero es mucho más discreta. Tras ella lo hizo Alberto, que pudo vivir su primer (y único) momento de gloria. Fue muy alabado por la presentación, y no sonó arrogante cuando él mismo dijo que le salen de manera natural, sin embargo la cata no le fue tan bién y bajo esa brillante envoltura no se escondían buenas cocciones.

Ayúdame que pesa

Finalmente, los últimos elegidos fueron Carlos y Andrea. De los platos de la elocuente modelo catalana poco que destacar, se entiende que alguien tenía que ser el quinto, pero en la cata de los platos de Carlos hay que detenerse en un nuevo momento "cateto a babor". Aprovechando el ramalazo poligonero de este hombre y que no había probado los percebes, Pepe le invitó a probar uno, pero en vez de indicarle cómo había que hacerlo, simplemente le dijo que mordiera el palo, para finalmente, aun con el percebe en la boca, indicarle cómo se hacía de verdad. Qué les gusta poner a la gente en "su sitio".

"Pues yo lo encuentro durillo"

Finalmente, el propio Carlos como ganador y Pablo como segundo fueron los elegidos para liderar la prueba de grupos, una prueba que tuvo como escenario la cocina (o quizás el cuarto de la limpieza) del restaurante Abac de Jordi Cruz en Barcelona.


PRUEBA DE EQUIPOS: JORDI PRESTA SU CASA

En esta primera prueba de grupo de la temporada, por fin conocimos el restaurante de Jordi Cruz, el famoso Abac de Barcelona, con dos estrellas michelín. La primera impresión es espectacular, tanto el exterior, muy cuidado, como la sala, amplia y con decoración moderna y sencilla.

Zona exterior del ABaC

Pero antes, se desplazaron a L´Ametlla de Mar, en Tarragona para conocer un producto de lujo con el que cocinarían en esta prueba, el atún rojo.

Este pescado se captura según un cupo estipulado y posteriormente es engordado en zonas acotadas desde donde finalmente se recupera. Es un pescado delicioso, un producto de muy alta calidad que corre el riesgo de desaparecer ni se controla al milímetro su pesca y comercialización.

Atunes de más de 300 kilos en las zonas de engorde

La visita sirvió para conocer las zonas acotadas donde viven los atunes hasta su captura definitiva, ver en primera fila el propio proceso de captura e incluso poder nadar entre los peces. Finalmente pudieron visitar la fábrica donde se despiezan los animales y poder degustar en crudo este delicioso manjar recién salido del mar.

Imagen insólita de Samantha, nadandoentre atunes


Finalmente se hicieron los equipos, que quedaron distribuidos del siguiente modo; en el equipo rojo liderado por Carlos estuvieron Kevin, Víctor, Antonio, Fidel, Raquel, Mila y Encina, y en el equipo azul liderado por Pablo, Sally, Mireia, Sara,Andrea, Alberto y Lidia.

En el exterior del ABaC, esperando el comienzo.

A diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones, la prueba asignada esta vez era facilita, platos fáciles de elaborar, uno de toda la vida y algo más modernito, pero sin excesivas excentricidades. El equipo rojo eligió elaborar un tartar de atún con mayonesa de wasabi y un marmitako y el azul se quedó con atún encebollado y tataki con salsa ponzu.

Al principio, el equipo rojo pareció tener un líder sólido y con las ideas claras, pero a medida que fue avanzando la prueba, se fue centrando en la elaboración del tartar y su liderazgo se fue diluyendo en beneficio de Encina, que naturalmente fue asumiendo el mando dando órdenes a diestro y siniestro.

Resultó extraño ver como Carlos dedicó a decirle a Kevin lo mal que estaba cortando el atún el mismo tiempo que hubiera tardado en hacerlo él mismo mientras que Kevin hacía cualquier otra cosa.

"Mal, tío, esto es una mierda, mierda"

También llamó bastante la atención la afición de este equipo a chupar la cuchara uno detrás de otro para volver a meterla en la olla. Yo no se si eso es o no normal en un restaurante, pero a mi me parece una gran guarrada.

Hala, y todas las babazas a la olla

En el equipo azul volvieron a pecar de exceso de tranquilidad y su jefe, Pablo, se cree que liderar es pegar dos o tres arengas de vez en cuando. Cuando en un momento determinado los capitanes tuvieron que ir al huerto del restaurante a coger unas verduras (hábil maniobra de Jordi para mostrar su huerto), Pablo dejó desatendido lo que estaba haciendo. Menos mal que Andrea, según sus propias palabras, es muy buena descubriendo cuando hay que quitar las cosas del fuego, hizo gala de esa sobrenatural habilidad (casi, casi podemos hablar de superpoder) y pudo apartar la olla donde se iba a hacer el fumet antes de que la cosa fuera a mayores.

Con estos superpoderes, los azules tuvieron una gran ventaja

Poco a poco los comensales fueron llegando. Fueron presentados como personajes destacados de la sociedad catalana. Por allí vimos a Mónica Naranjo, Custo, Pujol, Buenafuente, el tricicle o al inmortal Jordi Hurtado que va asumiendo con buen humor este rol que todo el mundo le ha asignado.

La casa que ocupa el ABaC, de principios del siglo XX, fue edificada alrededor de Jordi Hurtado

El primer plato presentado fue el tartar de atún con huevo poché, mayonesa de wasabi y crujiente de pan (pan finito tostada, vaya) del equipo rojo. La crítica generalizada se centró en la falta de potencia de la mayonesa de wasabi, dato especialmente preocupante si tenemos en cuenta que Mila dedicó una hora entera a perfeccionar esta salsa.

La presentación si estuvo estupenda

Mejor suerte tuvo el tataki de atún con salsa ponzu, que la única crítica que recibió fue que estaba escasito de salsa. Yo añadiría que el corte era muy malo, que las raciones eran ridículamente pequeñas y que para tirar dos kilos de este magnífico atún, hubiera sido mejor ponerlo en los platos que en la basura. Pero es que uno se ha vuelto muy tiquismiquis.

Jordi Hurtado disfrutando de su tataki como si no hubiera mañana

Los segundos platos pasaron con bastante éxito, buenas críticas por parte de los comensales, en especial al atún encebollado que tenía una pinta fantástica.

Si me ponen esto, yo, lo pago

Pero como era de esperar todo no iban a ser alabanzas, hubo fallos y graves. Los dos equipos acumularon mucho retraso en la salida de sus platos, lo normal, si tenemos en cuenta la falta de experiencia de todos ellos. Los dos capitanes estuvieron flojitos y se despistaron bastante con asuntos menores, dejando decisiones importantes en manos del resto del equipo.

Pero fue Pablo el que sacó su faceta de llorica una vez más al recibir la crítica. rápidamente entonó el "mea culpa" y se apartó desconsolado a llorar en una esquinita. Fue el propio Jordi el que tuvo que ir a apagar el fuego diciéndole que de estas cosas hay que aprender para hacerlo mejor la próxima vez.

Esta plañidera va a dar mucho juego

Al final, por motivos que se nos escapan desde el salón de nuestra casa, el equipo ganador fue el rojo. Una vez más, son muchos los que ya se quejan de lo injustas que son estas pruebas para la trascendencia que tienen en el concurso y sigue sin quedar nada claro qué es lo que se valora y por qué la mala acción de un jefe o la mala ejecución de un plato puede tirar por tierra la buena labor de algún miembro del equipo.

Sonrisas y lágrimas

Una última cuestión. Si esa era de verdad la cocina del ABaC, creo que Jordi debería plantearse una reformita para tener más cómodo a su equipo, pero resulta difícil de creer que ese cuchitril donde todo el mundo se estorbaba, provisto de cocinas de inducción portátiles sea realmente donde trabaja un tío con dos estrellas michelín. ¿Qué opináis, era la cocina o el cuarto de las escobas habilitado para la ocasión?

Carlos apenas cabe entre los "miembros" del otro equipo


Y DE REPENTE, APARECIÓ ÉL, EL LEÓN COMEGAMBA

Y llegó la primera prueba de eliminación de esta edición, con siete candidatos a abandonar el programa: Andrea, Pablo, Lidia, Sara, Sally, Mireia y Alberto.

Estábamos ya bastante confiados en que la habitual exaltación del espíritu patrio en el primer programa de Masterchef no se iba a producir, pero de repente allí estaba, una pedazo de bandera de España de 3 x 4 metros presidía el plató, aunque a algunos les costó reconocerla. Ayer se conmemoraba el día de la República. ¿Vosotros creéis en las casualidades). Yo no.

Toma banderaca

Y todo para justificar el hecho de que en esta prueba sólo había ingredientes de dos colores, rojos y amarillos. La prueba tenía esa limitación, sólo podrían usar ingredientes de un color (otra vez la prueba cromática), y además el color se adjudicaría azarosamente.

Durante la prueba, poco que destacar, me quedaré con la cara que puso Pepe al enterarse del macroproyecto que Alberto tenía en mente. No tiene desperdicio.

¿pero que estás diciendo, majarón?

Vamos directamente a la parte final que es, sin duda, la más jugosa. La primera en pasar fue Andrea. Esta niña pijita está en el grupo intermedio de los que se defienden pero sin brillantez. En esta ocasión escogió un pollo de esos pequeñitos, lo doró en sartén y lo terminó en el horno, sin tener en cuenta que no tenía tiempo suficiente para eso. Lo presentó entero, sin ninguna gracia y medio crudo. Su alegato final fue que a ella la presentación le había parecido chic y mona (o a lo mejor dijo chiquimona, no se qué es peor)

Creo que no hay ninguna duda

La crítica, encabezada por Pepe fue dura. Obligó a Andrea a probar su "sushi" y ni el ni Jordi ni Samantha acertaron de ella ningún tipo de excusa. A partir de ese momento y hasta la aparición del leoncito, Andrea se vio fuera del programa y su cara reflejaba, sin dudas, esa angustia.

Andreita, cómete el pollo

Después pasó por allí Pablo, un tipo que demuestra una inseguridad terrible cada vez que tiene un miembro del jurado delante. Preparó un escabeche de frutos rojos con gambas que en principio quiso presentar en un molde pero que se le vino abajo en seguida y acabó con un aspecto de lo menos apetecible.

Plasta roja, brillante y chorreante con gambas

Pese a todo, el jurado fue benévolo con él y dictaminó que pese al riesgo, Pablo había acertado con un buen plato. Pero, de repente se desencadenó el otro patético espectáculo que acabó encadenado con el asunto del león. Jordi, con toda la intención, le preguntó por un anillo que llevaba que constantemente se quitaba. La simple pregunta desató la lágrima, por otra parte muy fácil, de Pablo, ya que el anillo era un regalo de su tío moribundo prácticamente en el lecho de muerte. la historia no fue recibida por Kevin (que parece que no lo traga) y otros compañeros....

Kevin no parece buena criatura

Entonces Jordi se puso de parte de Pablo, y arremetió sin piedad contra algunos de sus rivales por haberse reído de él anteriormente. Pero la cosa tuvo su continuidad unos minutos después... (continuará).

La siguiente en pasar fue Lidia, la nutricionista que en el primer programa ya ha dejado claro que lo suyo no es cocinar. Se marcó un plato muy flojo y de lo menos apetecible. Unas tiras de ternera recocidas, acompañadas de un "timbal" de puré de patata hecho con la batidora y verduras. Lo siento mucho por la criatura que nacerá en unos meses, porque entre lo que no va a poder probar porque no va a entrar en su casa y lo mal que cocina su madre lo tiene muy crudo.

Que vida más triste...

Jordi no aguantó más y le saltó al pescuezo, la acusó de no escuchar y de ser muy soberbia. No creo que tarde en mucho en llegar el desenlace de este asunto porque su forma de cocinar no creo que le de para más de 2 o 3 programas.

Después le tocó el turno a Sara que llevaba un plato típico catalán, pasta rellena de pollo y cocida en caldo con crema de maíz. En principio no parecía un plato especialmente atrayente, pero la realidad es que el jurado lo pasó con relativa buena nota.

Tenían pinta de estar muy secos, y encima rellenos de pechuga...

La misma suerte corrió Sally. En su favor, hay que decir que se atrevió a preparar unas chaperoninas, lo cual conquistó mi corazón por unos momentos. Su pollo deshuesado y relleno convenció al jurado, sus taconaazos, sin embargo, por incómodos,  me parecieron absolutamente inadecuados para una prueba como esta.

¿Qué es eso que hay al lado de esa chaperonina?

Después.llegó el turno de Mireia. Prometedora en primera instancia, en esta prueba dilapido la gran mayoría del crédito ganado y después de su gazpacho caliente de manzana y frutos rojos acompañado de gambas al azafrán, no sabemos si esta muchacha cocina bien o mal, aunque vamos intuyendo que mejor que no de rienda suelta a su creatividad, porque un gazpacho de frutas en caliente es de las cosas más disparatadas y menos apetecibles que se puede pensar.

Igual las gambas estaban buenas

Y por fin llegó el momento que lo cambió todo. Alberto se acercó con su león a la mesa, los jueces esperaban con el cuchillo entre los dientes, se mascaba la tensión, pero entonces se escuchó la voz de Pablo: "¿Puedo decir algo?". Todos quedaron descolocados y Pablo inició una encendida defensa de la honorabilidad de sus compañeros, esos que unos minutos antes lo habían puesto a parir; "son buenos compañeros, aman la cocina y me gustaría que si he hecho algo mal no me lo tuvieran en cuenta..." Pareció eterno, y Pepe tuvo que zanjarlo con un "buen discurso, Ghandi"

Pablo se dirige a sus compañeros lágrima en ojo

Ser muy patético resulta complicado, requiere entrenamiento y facultades, no es fácil doblegar de esta manera tu propio orgullo y autohumillarse de esa forma delante de millones de espectadores, pero creo que estamos ante un auténtico especialista. El discurso de Pablo fue incomodísimo de ver y, si ya sus compañeros más malotes lo tenían en el punto de mira, pienso que esto no ha hecho más que empeorar las cosas.

Cuando Alberto empezó a explicar su plato, se hizo un silencio sepulcral en el plató. del estupor inicial la gente pasó a la disimulada sonrisa y finalmente a la expectativa por cuál sería la reacción del jurado.

Por decir algo

El plato conceptualmente era un auténtico disparate. Sin tener en cuenta el ya célebre diseño, meter un patatón de medio kilo en medio de un salteado de gambas y pimientos y regarlo con un gazpacho de tomate y fresas no es que sea arriesgado, es que demuestra que de cocina no tiene ni idea. Y el problema no es que la patata estuviera cruda, el problema es que el niño había pensado en el diseño sin tener en cuenta que los ingredientes tienen texturas, temperaturas y sabores, y esa combinación no había por donde cogerla (me viene a la cabeza otro ejemplo de este fenómeno, la morcilla de tinta de calamar que perpetró Sudormán en Top Chef)

Joder con la abuelita

Todo el espectáculo posterior fue bochornoso, el llanto de unos, la risa no disimulada de otros, los sollozos de Alberto y sus achuchones maternales con Samantha y Eva, las palabras tranquilizadoras (muy parecidas a las que se le dicen a un niño de 8 años), los intentos de Eva por, en medio del terremoto, humillar aun más al chaval haciendo que se declarara a su amada, la exhibición de todos los productos de merchandising mientras que Alberto se deshacía en llanto, las arengas desde la grada. En fin.

Alberto agacha la cabeza humillado, Andrea llora en lontanaza, ¡Qué planazo!

Alberto reaccionó mal, se disculpó mil veces por lo que había hecho, dijo que no creía que volviera a cocinar e incluso afirmó que se iba a meter en un agujero y no iba a salir en dos años. Lo del agujero me parece excesivo y hay que intentar que el chaval lo supere, lo de que no vuelva a cocinar a lo mejor no es tan mala idea, hay cientos de hobbies en el mundo y a lo mejor podría volcar su creatividad en algo que no se comiera. Igual algo habríamos sacado en positivo de esta situación.

Alberto parte en busca del agujero


¿Y AHORA QUÉ? LOS QUE SUBEN Y LOS QUE BAJAN

Aunque la cosa aun está muy verde y por definir, vamos a aventurarnos a hacer las primeras valoraciones de posibilidades de los distintos candidatos:

  • Sube Carlos, que pese a sus "niquelao" al estilo del "qué crack" de Cristobita y sus modos de macarrilla polingonero, ha mostrado de momento que es mucho más fino en la cocina, tanto en en la ejecución como en el emplatado.
  • Sube Pablo, que demuestra cierta buena intención en lo que hace, aunque su carácter inseguro y su moral quebradiza pueden restarle muchas opciones.
  • Sube Sara, que sin hacer ruído preparó un buen plato en la prueba de eliminación y parece manejar bastantes registros.
  • Sube Sally, que me resulta muy cargante con sus historias lacrimógenas de superación, pero que cocinar parece que si que sabe.
  • Baja Kevin, uno de los que más prometía y que sólo ha destacado por su mala educación y por su lengua desatada.
  • Se mantienen Antonio, Mila, Raquel y Fidel, que pasaron completamente desapercibidos en esta ocasión, los esperamos en la siguiente.
  • Se mantiene Encina, sabe cocinar y tiene mando, no es, ni mucho menos, tan buenrrollista como Churra o Maribel, pero puede durar bastante si sabe asumir un poco mejor las críticas.
  • Baja, y mucho, Lidia, la nutricionista respondona, que de nutrición sabrá mucho pero que como cocinera es algo más que mediocre.
  • Baja Mireia, que en el primer programa se manejó muy bien pero preparó un truño en la prueba de eliminación que bien podría haberla puesto en la calle de no haberse cruzado el leoncito
  • Baja Andrea, que se manejó bastante bien en la prueba de presión, pero que presentó un pollo medio vivo en la de eliminación y encima no supo encajar las críticas.
  • Baja Víctor, que parece más un charlatán que un aficionado a la cocina.
  • Bajan los jueces, en pleno, por no saber leer las situaciones y cebarse con un chaval que nunca debería haber estado allí, y que si lo estaba era en parte por su culpa. ¿Hasta donde puede uno rebajar su prestigio?.
  • Baja el programa, un escaloncito más cerca del culebrón y más lejos del concurso de cocina (que estoy seguro que tendría mucha mejor audiencia)


También te gustará

113 Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo que ha ocurrido con Alberto es que han querido usarlo como gancho para crear audiencia. Teniendo en cuenta que a menudo prioriza más el salseo que la cocina, habrán cogido a ese chico por sus peculiaridades, aunque no sepa apenas de cocina (porque se ha notado desde el principio, las reacciones de los jueces, tanto para bien como para mal son exageradas), podían crear un personaje pintoresco). Probablemente sabrían que no tardarían en exprimirlo al máximo y habrán montado la historieta metafórica del león, todo preparado, para que todo el mundo hable del programa.

    Eso es lo que creo, pero por ahora el hashtag #leoncomegamba está en camino de ser trending topic en Twitter.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía... es que estoy todavía sin palabras!!

    El momento "León come gamba" me parece de esos momentos que pasarán a la historia de la televisión. En serio, ¿se puede llegar a esos límites de no entender los conceptos? Te piden que saques garra y haces un león-gatito con cuatro pimientos y unas gambas y una patata con cara??? Alberto, te confudiste de edición, ni los de MasterChef Junior harían eso.
    Esto es el resultado de esas genialidades que tienen los del casting, que meten a gente porque van a "dar juego", pero lo que no dan es COCINA. Y este es un concurso de cocina.
    Me da mucha rabia por las personas que se quedaron a punto de entrar y que habrían hecho mejor aprovechamiento del concurso. Este chico desde el minuto 1 parecía un personaje más que un concursante. Nos han dado la razón a los espectadores que pensamos que a veces (y no tan a veces) cuelan a gente en los concursos que no debería estar. La semana pasada hizo un plato raro que le metió en el concurso. Hoy en la primera prueba le han dicho que los platos bonitos estaban, pero que también debían saber...

    Me he visto el final de varios programas de la edición 1 y de la 2, y nunca decían "estás expulsado" sino que decían "debes abandonar las cocinas de Masterchef". Lo de "expulsión" ha sonado superheavy.

    Imaginad lo que habría sido de Alberto si llega a tener en el jurado a Chicote... Puff.

    El momento " El retorno de las chaperoninas" ha estado bien! Esta chica se trae estudiado el concurso de casa, y ha querido provocar y decir aquí estoy yo.

    ¿Andrea ha dicho que creía que quedaba "cuqui moni" la presentación? Oseaenfin

    Es el primer programa pero ya se van perfilando favoritos y no-favoritos... Jordi le ha echado el ojo a Pablo y a Carlos. Y le ha dado un buen toque a Lidia. El año pasado tardaron unos cuantos programas en darle ese toque a algunos concursantes con lo de la soberbia. Lo del "master sano" ha sido la guinda.

    ¿Seguro que las cocinas que hemos visto son del ABAC? Pero no son en las que cocinan ellos normalmente... He visto fotos y reportajes del restaurante y no son así... Aunque una cosa: yo soy Jordi Cruz y tampoco dejo que pisen mi cocina superchachi un pelotón de aspirantes el primer día de concurso!

    Esperando tu crónica Javi! Es lo mejor de MasterChef :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón en lo de la cocina. A mi ya me extrañó que una cocina profesional, tenga dos hornillos eléctricos sobre el mesado (suelen utilizar siempre gas, no?). Y era como demasiado estrecho el sitio, para tanto cocinero que debe andar por allí dando vueltas.

      Eliminar
  4. Espectador asqueadoabril 15, 2015 3:22 a. m.

    Personalmente, no me tengo por un buenista buenrollista happy flower power. Este chaval se merecía un palo, o dos, o tres, para espabilarse. Es más, le hacía falta. Pero lo que no necesitaba es que ese palo se televisara ante millones de espectadores para que el escarnio le persiguiera toda su vida. Le perseguirá cuando vuelva a la Facultad de Medicina, entre profesores y compañeros. Le perseguirá cuando intente declararse –por fortuna, en privado– a esa chica que le gusta. Y probablemente le perseguirá después, cuando durante su ejercicio profesional se tope con algún paciente que lo reconozca y que, ya de entrada, le pierda el respeto como profesional. Aquí supongo que todos somos adultos, pero hemos aprendido a serlo y lo llevamos con soltura porque, cuando nos metieron ese palo, cuando tuvimos que afrontar que la vida no es de color rosa, no había nadie delante que lo grabara para la posteridad y que lo retransmitiera ante millones de españoles. El jurado de MasterChef ha hecho lo que tenía que hacer. Pero creo que Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo Nájera deberían preguntar en producción el motivo por el que un chaval así ha llegado a estar entre los 15 aspirantes a mejor cocinero amateur (adulto) de España. Tropecientos mil aspirantes para entrar en MasterChef 3 y escogen a un chaval de 18 años inmaduro para su edad, con la personalidad poco definida, que hace un leoncito cuando le piden que saque "garra" y que no sabe ni cocer una patata. ¿No había nadie mejor? ¿Nadie más adulto, equilibrado, experimentado y, sobre todo, mejor cocinero? Lo de hoy ha sido una vergüenza. Y no por la reacción de los chefs, o porque hubiera que ser blandito con el chaval, sino porque un supuesto programa de cocina ha quedado a la altura del peor y más denigrante reality. Trending Topic, sí, pero por una payasada en lugar de por un buen plato. Y Pablo, ya se ve, es otro que, de distinta manera, también va a dar juego más allá de los fogones por las razones equivocadas. El año pasado, cuando concluyó el programa y Gonzalo en su reaparición dijo que MasterChef era un juego, Jordi Cruz respondió airado tal que así: "Me ofende que digas que Masterchef es un juego, porque este jurado es muy profesional. Somos duros porque el oficio es duro. Espero que en la tercera edición los concursantes tengan claro que aquí se viene a cocinar." Me parece estupendo, la verdad... pero estaría bien que en las pruebas de selección también se tuviera claro que los concursantes deben ir ahí a cocinar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho. Totalmente de acuerdo contigo. Los jurados escogieron a este chico por ser todo un personje no por saber cocinar y les ha explotado en la cara. Yo pensaba como la nutricionista q dijo q a alberto no lo echaban da igual el plato q presentará, pero presentar un león ante un jurado pijo-michelinero, no hubo por donde cogerlo y aprovecharon para humillarlo y crear audiencia (después de todo esta en horario compitiendo con el príncipe).Si el chico es realmente tan inmaduro e ingenuo como parece, me da pena. Lo va a pasar fatal.

      Eliminar
    2. Coincido en todo "espectador asqueado"

      Eliminar
    3. Absolutamente de acuerdo. Pobre chico, tal vez era un personaje, si, pero las lagrimas que derramó luego de la humillación que sufrió fueron muy reales. Fue muy triste, solo tiene 18 años.
      Lo único que quiero acotar es que este hecho desagradable no solo quedará en España, el programa se puede ver a nivel internacional. Ojalá no lo sufra mucho.
      Saludos desde el sur de Argentina.

      Eliminar
    4. Se puede decir más alto, pero no más claro. Totalmente de acuerdo.

      Eliminar
    5. Pues yo no estoy de acuerdo. Si el crío no tiene la personalidad desarrollada, que le hubiesen dado una colleja en casa a tiempo, o le prohibiesen ir. Pero ya está bien de hacer el ridículo por estos mundos de dios y luego echar las culpas a otros.

      No es el primero, ni el segundo Masterchef. Ya sabe, o debería antes de entrar ahí, como son y se las gastan los jueces. La tontería que hizo, era infantil hasta para masterjunior. Sí con 18 años, no te has pispado ni un pelo de donde te metes, lo que te puede pasar y el palo que te puedes llevar, vuelve a casita que te den otro hervor, que te hace falta.

      Y tampoco fue tanta humillación. Solo le dijeron lo que debería haber visto el, que no tiene ocho años. Que hacer una patatita con forma de león era de bobos. Como dijo una de las participantes, a jugar con la plastelina a casa. A mi se me hace raro que los jueces no pasaran a decirle al menos "estás seguro de lo que haces?".

      En el resto del concurso normal, da la impresión de haber más nivel que el año pasado, no?. Primera prueba grupal y la pasaron, con algo de retraso pero cumplieron, en contraste con al del mejillón del año pasado. Eso sí, hay dos o tres que van a durar menos que gamba en boca de león. El lloricas, parece que lo tienen sus compis cruzado (ahí, ahí, cuchilladas traperas ya), la nutrucionista tiene pinta de volver para la ría ràpido también, y la pija idem. A quien se le ocurra en una prueba de 45 minutos no trocear un pollo, es que no va sobrada de materia gris también.

      Eliminar
    6. Espectador asqueado, no estoy de acuerdo con tu razonamiento inicial....los concursantes saben que sus platos van a ser vistos por millones de personas, Alberto lo sabía y presentó ese plato de su exclusiva y voluntaria elección. si no había necesidad de que lo vieran millones de espectadores, es algo que alberto y solo alberto podría haber evitado, sencillamente haciendo otra presentación con los mismos pobres ingredientes , porque de hecho había otros platos malos y cutres, como el del pollo entero medio crudo. El problema no es la reaccion del jurado de indignación o de la audiencia-muerta de risa- sino que Alberto no llegó a razonar en su momento que su presentación no era la adecuada, no tuvo conciencia de ridiculo ni pundonor, si la hubiera tenido no presenta el león comegamba. Pero si lo presentó al jurado convencido de su obra maestra!!

      Eliminar
    7. Espectador asqueadoabril 15, 2015 2:25 p. m.

      Temo no haberme explicado bien, Alberto y Anónimo. Yo ya decía que no soy un buenista. Un tipo de 18 años debería ser más maduro. No puede consentirse que un universitario tenga esa edad mental y esa falta de madurez. Que un tipo así haya entrado en Medicina, que es una de las carreras con la nota de corte más alta del país, da para pensar y reflexionar mucho sobre la calidad de nuestro sistema educativo y sobre la infantilización de una juventud que, en ocasiones, puede estar llevando la edad del pavo hasta sabe quién qué edades. Así las cosas, creo que este chaval estaba necesitando a gritos alguien que pusiera las cosas en su sitio. Alguien que le dijera "chaval... crece, madura". Alguien que le dijera que no todo lo que hace es perfecto, y que con 18 años hay que saber ya lo que es la vida. Por tanto, la culpa de lo que le ha pasado a Alberto es de Alberto, por querer entrar y haber hecho ese churro, y también de sus padres, por no haberlo educado en condiciones y haberle disudiado en la medida de lo posible de entrar ahí.

      Ahora bien, aquí hay otro damnificado, y soy yo como espectador. Yo voy buscando un talent show, no un reality show. Quiero ver un programa en el que 15 buenos aficionados a la cocina se empeñen en aprender y cocinar, quiero ver jueces valorando sus platos, y quiero ver invitados de excepción cocinando. ¿Se supone que eso es MasterChef, no? En palabras de Jordi, un programa en el que los jueces son duros porque es una profesión dura y en el que los concursantes deben saber que se va a cocinar. Pues bien, acorde a esos parámetros, lo de ayer fue lamentable. Ahí es donde critico al programa: no en el rapapolvo (más que merecido) que le echaron al chico, sino en el hecho de que ese chico llegara ahí. Y es donde creo que Anónimo se equivoca: si no había necesidad de que lo vieran millones de espectadores, es algo que la dirección del programa debería haber evitado con sus criterios de selección. Yo vi el programa de la semana pasada. No hacía falta ser psicólogo para darse cuenta de que este chaval hizo una macedonia de frutas muy bien colocada y que no tenía la madurez suficiente para afrontar un programa así. ¿Para qué lo escogen? ¿Entre 15.000 aspirantes no había nadie mejor? No lo creo. Así que la conclusión que saco es la única posible: que escogieron a un chaval rarito e inmaduro a sabiendas de que no cocinaba bien para que la cagara, para despellejarlo vivo por televisión. Por eso Eva, en el "momento álgido", le dijo que ya que estaba se declarara, para que se humillara aún más y todos nos riéramos más de él. Del todo lamentable. Los criterios de selección del programa, esos que tan bien expuso Jordi, deberían haber sido los que le dijeran el "no" a Alberto, y no los jueces. "No chaval, aquí se viene a cocinar, a buscarte un futuro como cocinero, no a declararte a una chica o a jugar con la comida. Así que le daremos la oportunidad a otro". Y a eso iba con mi comentario: a Alberto le hacía falta un palo en la vida. Lo que hizo fue bochornoso. Pero escogerlo precisamente para que lo hiciera y poder reírte de él en antena me parece igualmente bochornoso. No hacía falta. Era innecesario. La vida ya lo hubiera puesto en su sitio discretamente, y podría haber madurado como maduramos todos a la edad que nos toque: discretamente, sin ser el hazmerreír de millones de espectadoes.

      Eliminar
    8. No, si te has explicado correctamente, pero creo que partimos desde otro concepto. Si lo miras como un talent show, sí, así debería ser. Pero esto no lo es.

      Sí así fuese, ahí no pintaban nada ni doñas alcachofas, ni churras ni merinas, ni jubiladas de león, ni milagrosas. Si el objetivo final es dar un empujón o espaldarazo a jovenes talentos aficionados, estos flojean en el primer concepto ya. Ninguna de ellas va a pisar en su vida una cocina profesional, así que es una perdida de tiempo y dinero.

      Tampoco pintan nada ahí gañanes fresadores-tornadores aragoneses, malas de culebrón, pijas de 45 años que saben hacer muy bien el lemon pai de boquilla. Ni una vegana que quiere ser profesional de la cocina, sin probar la carne. Ni una nutricionista, que desprecia alimentos como si fueran un derivado de la cicuta (que no se que tiene de malo comer un poco de chocolate o de chorizo, que no creo sea sano privarse de ellos).

      Sí vamos a lo que tu propones, o debería ser (y a mí me encantaría, ojo) lo único salvable hasta ahora son los cuatro finalistas del año pasado, Clara, Efrén, y Emil. De este año, a mi ya me sobran dos o tres, así sin conocerlos aún.

      Queremos un talent show de verdad? Pues quince jóvenes lobos, con una ambición más grande que su talento, y a darse de palos y mordiscos como Luis Suarez. Sin buen rollismo, sin historias lacrimógenas, sin balbuceos. Sin abuelas, sin gañanes, sin pertenecientes a minorías etnicas-religiosas-sexuales-alimentarias solo por el hecho de serlo , sin bizcochitos, sin clichés... pura y dura competición. Y yo encantado, que para ver recetas tengo el canal cocina, y para ver culebrones factoría de ficción. A mi me gusta la competición.

      Peeeerrooooo... luego seríamos los primeros en quejarnos de que falta la abuela simpática, el bizcochito que toda madre querría para su hija, etc etc... Y a protestar por su exceso de ambición (que aquí siempre se asocia con pisar cabezas). A mi me encanta el MC yanki... esos no hacen prisioneros.

      Eliminar
    9. Perdón, quise decir los cuatro finalistas de la primera edición. Del año pasado, Emil. Y tengo mis dudas con Cristobita...detrás de todos los clichés, y de un exceso de simpatiquismo ante las camaras, el tio parecía que trabajaba y se lo tomaba en serio. Del resto, pa los leones..comegambas.

      Eliminar
  5. Si este programa se emite en telecinco este chico finalista como mínimo. Menudo personaje. Alucinante.

    Estoy deseando que la crónica comente otro momentazo del programa (aunque todos los momentos quedaron eclipsados por el momento #leoncomegamba) que fue el alegato gandhi. Creo que Pablo es un José David ya evolucionado como si de un digimon o pokemon estuvieramos hablando.

    Como siempre lo mejor del programa pasarse al día siguiente por aquí para leer los comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy esperando comentarios respecto al "alegato Gandhi" xD no pudo parecerme más patético e inoportuno. Aprovecho para comentar también que, al margen de la madurez y personalidad de Alberto, lo que ha hecho MasterChef ha sobrepasado todo límite ético que cabe esperar de un programa. Como ya han comentado más arriba, puede que más de un espectador se haya reído, pero yo realmente he sufrido con el muchacho porque se le veía muy afectado. La vergüenza que debió de sentir por dentro ("Voy a esconderme en un pozo y no volveré a salir en dos años") y que continuará sintiendo por mucho tiempo no es cosa baladí; puede afectarle seriamente en su día a día y seguramente sufrirá por ello. No es un asunto gracioso y me duele por el chaval; a diferencia de otros concursantes, se le ve ingenuo y de buen fondo. Me da mucha lástima y ojalá que todo este tema no trascienda demasiado.

      Eliminar
    2. Coincido contigo Anónimo. Es cierto que la situación pudiera ser chocante y q muchos espectadores se rieran del ridículo plato del muchacho, pero yo lo que sentí fue verdadera vergüenza ajena en un principio y después lástima del chico q parecía pasarlo verdaderamente mal (sigo pensando que su reacción fue muy natural demasiado para que fuese de un actor).

      Eliminar
  6. Oyoyoyoy y yo dedicándome a actividades tan absurdas e innecesarias como dormir...no veo el momento de ponerme el final del programa vía web (con sus docenas de anuncios y todo)

    Para que veáis que sí, que efectivamente a este chaval esto le perseguirá:

    http://blogs.elpais.com/el-comidista/2015/04/leon-come-gamba-masterchef.html#more

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Buenísimo el post de El Comidista también en su blog. Los jueces se pasaron de bordes, fallo de casting, inmadurez...la cosa es que el joven lo pasó canutas y de verdad quería desaparecer porque no veas lo que se le le viene encima.
      Lo que él puso en su twitter es muy gracioso, supongo que estaría pensándolo desde el día que lo expulsaron...

      Al nuevo llorica no lo soporto, es como dice Javi, bipolar total...Pero vaya, la próxima creo que será la jovencita modelo que dejó el pollo entero y crudo!

      Eliminar
  7. Hola, amigxs! Buenos días a tdxs:
    Después del TongoChef de la última edición, y de ver el casting de personajes "pintorescos" de ésta, había decidido no ver MasterChef... aunque, eso sí, seguirlo a través de estas estupendas crónicas y de los divertidos comentarios.... después de lo ocurrido en el programa de ayer, al parecer, no sé si reconsiderar mi decisión....
    Sólo una pregunta: ¿alguien se ha planteado que el pollo éste del león y la gamba pueda ser un fake, preparado por el programa para que se hable de él desde la primera emisión? Lo digo porque ya enla selección el tipo parecía imposible, de tan amanerado. Creo que si acaba siendo repescado más adelante, no habrá muchas dudas, ¿no?
    Un saludo a tdxs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo comentaré luego cuando tenga un rato largo, pero estoy contigo Juan, a mí me ha parecido un fake.

      Eliminar
    2. Estoy igual que tu, tras la segunda edición me he propuesto no verlo más y seguir las críticas del programa, aunque el anterior lo vi junto iba leyendo la crónica entera (espero que eso no signifique darles igualmente "audiencia" desde la web para verlo online), y lo que he visto este año han sido todo personajes bastante seleccionados... especialmente este chaval, que me ha parecido increíble que lo cogieran el primer día, y segundo, que lo hayan expulsado tan rápido (aunque en realidad es lo lógico, pero no tendría ni que haber entrado ni en el minuto uno, al menos, así me lo hizo pensar el anterior programa). Por lo demás, concuerdo con todos, es un personaje preparado y sabiendo que en este país el salseo suele llamar más la atención, yo creo que lo cogieron para atraer a la audiencia.

      PD: ¿No debería poner Master Chef 3.2 en la entrada? Me confundí bastante ver el título de la entrada al principio.
      PD2: ¿De verdad se ha hecho trending topic o al final no llegaron? Jaja.

      Eliminar
    3. Que es un espectáculo preparado y celebrado por el programa no cabe duda, lo que si es más dudoso es que el chaval estuviera al tanto o realmente fuera así de ingenuo e inmaduro. Si es un actor, es buenísimo

      Eliminar
    4. Pues espero sinceramente, o preferiría, que fuese un actor... porque me da lástima que se aprovechen así de la gente (aunque igualmente, si veo que mi plato está decorado de esa manera ya debería saber que no valgo para esto... no sé si me explico).

      Eliminar
    5. Hola otra vez: creo que Javi tiene razón y es difícil encontrar a un actor tan convincente, aunque tampoco cabe ninguna duda sobre que este chaval fue elegido por sus dotes para el drama friki... de hecho, ya se vio en la selección de los concursantes que muchos de los aspirantes (y de los elegidos)sólo trataban de llamar la atención a través de sus peculiaridades, actitudes e incluso atuendos (de hecho, no sé por qué no eligieron al tipo del sex-shop on line y su elegante delantal de casquería)... Por eso, sigo dudando sobre si ver esta edición del programa o no; sólo de pensar en doña Encina discutiendo con Jordi (o viceversa), en la nutricionista discutiendo con Pepe (o viceversa, también), en el vendedor ciclao requebrando a Samantha (o... bueno, no, no creo que haya viceversa, en este caso) y, sobre todo, en el despliegue de dramones personales e historias para no dormir....pues me entra una pereza que no veáis...
      Una nueva pregunta, (malévola): si lo del "león con gamba" hubiera sido obra de un cocinero invitado michelinoso (con la patata bien cocida, eso sí), ¿habría habido tanto cachondeo, o estaríamos escuchando loas a la imaginación , la audacia y el sentido del humor metagastronómico y autoirónico de un gran creador culinario? Yo tengo mis dudas....
      Más saludos a todxs

      Eliminar
    6. Es tan surrealista lo del leon comegamba..que no puede ser preparado, es como lo del ecce homo.......hay una naturalidad auntética. Son cosas absurdas que pasan, los autores del adefesio están convencidos de sus obras maestras y buena voluntad e intención, y el resto de la humanidad se parte de risa.

      Eliminar
  8. Vaya tropa q han cogido este año. Llevan una semana juntos y ya se tiran a las gargantas. A mi Pablo también me parece más falso que "un billete de tres euros" pero que los mismos participantes lo vayan diciendo en el programa 2, me parece más de reality que de concurso de cocina. Vieron q dio resultado lo de Gonzalo y Marina del año pasado y quieren sacar partido desde el principio.
    Por otro lado, la nutricionista también se perfila como alguien a humillar en futuros programas porque ya la están perfilamdo como prepotente y poco humilde, pero que Jordi dijera que cocinase que esto era Mastersano me pareció una burrada. Que la chcia no quiera dar chocolate a su hijo me parece espeluznante, pero querer aprender a crear alta cocina q además sea sana me parece un buen concepto. Pero como siempre todo lo que se salga de la norma xa los jurados es basura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he terminado de ver el programa, pero estoy de acuerdo con tu comentario. A mi el año pasado ya me quedó claro que han convertido Master Chef, en lugar de un talent show en un reality show, pero con temática de cocina (de hecho tras acabar la primera edición yo le decía a mi marido que no se fiase de España... y así ha sido).
      Lo de la nutricionista a mi también me pareció un poco fuerte (¿si su hijo le pide chocolate nunca le dará? ¿le prohibirá probar los bocatas de salchichón, chorizo, etc que le den sus compañeros en el cole o del comedor escolar? un poco radical...), pero tampoco es para humillar a nadie, que ante todo son personas.

      Eliminar
    2. Vamos a ver, la nutricionista va con aires de superioridad e hizo un plato absurdo en la prueba de eliminación. El llorica es José David 2, la pija no tiene mucho coco porque hacer un pollo entero en 45 minutos sin deshuesarlo, tela, la abuela cree que lo sabe todo y que cocina de putísima madre porque es ama de casa y tiene sus años (casi 70 tacos, que no sé por qué dejan entrar a gente de esa edad) y dos o tres capullos que me dan ganas de darles de hostias porque se ponen a probar una cosa y meter otra vez la cuchara dentro para remover, eso lo hacen en un restaurante mío y les digo cuatro cosas, y si lo vuelven a hacer, a la cola del paro.

      Eliminar
  9. Dos programas y cúantos temas salen ya. En principio, máster chef ha conseguido lo que quería, que se hable de él desde, por lo menos, el segundo programa. Han captado la capacidad de twitter en hacer de algo un fenómeno viral, al acabar el programa, conecté el twitter y mi TL estaba lleno de imágenes, comentarios, etc. Y eso lo han hecho ya con lo que, visto lo visto, mejor, para esos intereses, se les da, meter personajes en el programa:
    1. Alberto: nada más que decir, parece claro que han creado un personaje que sabían todos que iba a dar que hablar, mucha exposición en el programa pasado y actuación estelar en la prueba de eliminación de este. Da que hablar desde el primer programa. Lo peor, que de los comentarios del resto de concursantes se deduce que todos saben que ese concursante estaba metido por y para dar audiencia. Lamentable los intentos de que hiciera una declaración amorosa.
    2. Lydia: parece que han metido el personaje de villana. Está claro que en los comentarios que le hacen a sus platos le buscan las cosquillas y ella no rehuye el combate, sino que aumenta la tensión. Su supervivencia como concursante se supedita a que se amolde a los estándares del jurado. Si lo hace, alabarán su "progresión". De todos modos, ayer su plato parecía un ejemplo de carne+guarnición sin integrar una a otra.
    3. Kevin: ojo que este personaje en sus comentarios va a dar mucho juego.
    4. Historias de superación: me superan.
    5. Pablo: cada prueba un numerito.

    Masterchof

    ResponderEliminar
  10. A mi este año me parece un show al cubo!!

    Personajes pintorescos .... el soldado camarero de historia dramatica, la Sally otra historia para kleenex, el Judoca lacrimogeno .... el bocas del Kevin, el maton de barrio de Carletes, el amigo del bocas, que es mas bocas es decir victor, la nueva maribel o churra, la nutricionista que es la sustituta de la vegana .... el chistoso, la modelo ... por favor ... no me digan que entre 15 mil aspirantes no hay gente sin historias para no dormir, o similares?¿??? claro que no dan juego ... la primera edición fue la mejor, y lo demás va a peor ... por mucho que algunas cosas intenten cambiarlas ... ya para rizar el rizo, lo del chaval y el leon, este nene estaba para masterchef preescolar sin mas, y ellos lo sabían .... pero necesitaban carnaza, y mas carnaza quería sacar la presentadora, que en el momento cumbre del lloriqueo, quería que se declarase ... pero esto que es?
    lo de Jordi Cruz tb es para hacerselo mirar, lo de la presentadora tb ...yo voy a seguir viendolo pero no como un concurso sino como un mero show así al estilo gran hermano, que es al final lo que han convertido este programa que tenía en sus inicios buenos mimbres ...
    sigo sin ver oportuna la prueba por equipos, es injusta no se premia el trabajo, sino el equipo menos malo

    ResponderEliminar
  11. Una pena que todo el ruido provocado por el salseo haya tapado un gran acierto del programa: poner al invitado a cocinar en la prueba con los concursantes, en lugar de tenerlo solo para la foto como pasaba hasta ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas es un acierto eso, tanto en Top Chef como en Mastechef, parecían que pasaban hacer la foto o un plato megarapido en 5 segundos

      Eliminar
  12. Pues vaya, me quede dormida por aburrimiento y me perdí todo el momento Leóncomegamba y la expulsión.
    No me gusta nada este año, en la pasada edición me cabree y decidí no verlo más pero he vuelto a caer....
    Los participantes van todos con la lección aprendida, son estereotipos mas que concursantes normales, de cocina (de momento), no veo que destaquen....
    Me da la impresión, que después de tanta crítica en la edición anterior el jurado pretende parecer "más serio", pero ya no me los creo. Pepe va menos de graciosillo y Jordi ahora es el cañero, pero me rechinan los dos.
    Es cierto que no me esperaba que tirasen tan pronto a Alberto- Sheldon-Cooper, más que nada por el juego que podía dar.
    Igual ha sido una maniobra para que nos demos cuenta de que este año....."la cosa va de cocina seria".....aunque no se yo...
    El tal Pablo me resulta muuuuy cargante, tanto lloro y tanto nervio, la chupi guay Andrea que no reconoció la bandera de España....uuuffff.
    El resto aun no les tengo ni amor ni odio, ya veremos su evolución .
    Dicho lo cual, lo mejor, más divertido e inteligente del programa es la crítica de Javi y los comentarios posteriores.
    A ver que nos sigue deparando el programa....

    ResponderEliminar
  13. Se me olvidaba, lo mejor del programa de ayer, fue poner a Quique Dacosta a cocinar con ellos, pero podían haber aprovechado un poco más al invitado enseñándonos más rato como cocinaba.
    Pero claro, igual eso no les daba tanta audiencia.....mejor ver al resto en plan destroyer con el pobre mero....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, casi parece que te he copiado el comentario!

      Eliminar
  14. Antes de acabar de ver el programa y (probablemente) destripar el affaire Leóncomegamba me gustaría decir que esta vez AL MENOS hemos tenido la oportunidad de ver, a ratos y de refiloncillo, cocinar a un grande como Quique Dacosta. Lo triste de este programa es que en lugar de explotar eso como merece y centrar la atención en este hombre y su trabajo, la producción pone el foco en Alberto (ese clon de Dexter y su laboratorio) y su adefésico homenaje a Simba. Vaya tela.

    ResponderEliminar
  15. Para cuando hagan Masterchef 17 ya no quedarán más de esos atunes, pero oye, seguiremos reciclando las botellas de vidrio y cocinando para "excelentísimos" toreros. ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen comentario, jejejej!! Los trozos de atún eran enormes y sí, qué pesaditos con lo de reciclar el vidrio. Y qué pasa con todo lo demás? Y qué asco de gente famosilla...

      Eliminar
  16. Pues los de Masterchef han conseguido lo que querían: repercusión en los medios al día siguiente de la emisión del programa.
    Está en todos lados el león-come-gamba.
    Alberto parece que optó por la mejor solución: reirse de sí mismo.
    Dentro de nada tendremos camisetas con el león-come-gamba igual que en su día las hubo con el Cristo que "restauró" la señora del pueblo aquel...
    No se si el zasca televisado que le dieron ayer a Alberto va a servirle para mucho... Se va a quedar en la gracieta del "pobre chaval" y de los cientos de memes que circulan por twitter.
    A mí Alberto no me parecía un fake, conozco gente que es así. Alguien les ha inflado el ego y creen que son capaces de cualquier cosa echándole morro y melosidad (puff todavía recuerdo cómo les hablaba al jurado en el primer programa y como rezumaba pasteleo la pantalla de mi tv), tienen una autoimagen de sí mismos que no se corresponde con la realidad.

    Ayer les explotó en toda la cara a los jueces el pastelito envenenado "metemos a este concursante porque va a dar juego, de todo, menos de cocina" que les colaron los de la productora (vamos a pensar que ellos no tenían nada que ver).
    La bomba ha tenido su eco en los medios de comunicación, y en las redes sociales.
    Sin duda el contrato de los jueces debe ser muuuuy sustancioso porque era para plantarles. Las frases de Pepe y Jordi sobre que eso era una mofa, un insulto, en vez de a Alberto, se las debían haber dicho a los de producción. Pero claro, eso implicaría que no están en su juego.

    Coincido con que lo mejor idea de la noche fue poner a cocinar a Quique Dacosta!!

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que lo metieron porque preveían que la iba a liar, lo que no creo es que imaginasen que iba a ser tan gorda. Por cierto, lo del insulto a los 15000 aspirantes creo que es responsabilidad absoluta de los jueces por darle paso, así que igual una disculpa por su parte no estaría de mas.

    ResponderEliminar
  18. Con este ecce homo culinario, aderezado de dramón lacrimogeno, .Alberto se ha ganado la repesca, su segunda oportunidad.
    Así que volverá......lo triste es que hay candidatos a masterchef que quedaron fuera o que ya son concursantes y serán eliminados y que potencialmente tienen mejores cualidades culinarias. Pero el rollo Tv es así.
    Como espectadora, he de confesar que se me saltaban las lárgimas de las risas. que un aspirante a masterchef imagine y presente tal plato es cómico,-surrealista.......y la reacción del jurado no podia ser otra que el estupor y la indignación, el resto de concursantes con caras de cirunstancias....... Lo de partirse de risa es un privilegio de la audiencia.

    ResponderEliminar
  19. Estoy en estado de shock. La mezcla de Dustin Hoffman y Jack Nicholson me deja perplejo. Ni cocina ni medicina ni leches; que se vaya a Hollywood que tiene carrera que promete. Me he perdido los comentarios de anoche... no sé dónde están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he vuelto a colgar el post de anoche para que podáis leer los comentarios

      Eliminar
  20. Grandioso este blog!!!...Que curioso que el guante del chaval estuviera en el bolsillo del pantalón de Jordi...no? no es curioso?.
    Saluts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Es producción. Toma 57: olvida mi nombre, mi cara, mi casa y pega la vuelta... Toma 58(después de recibir Jordi los guantes del olvido): te pediii por cuulpa de un error. Te perdíii y destrozé miii corazón... Ponle música, que las lágrimas las ponen ellos.

      Eliminar
    2. ¡También curioso que le haya tocado el color rojo y que uno de sus ingredientes haya sido una PAPA!, ¿no? El guante, la papa... suena a todo preparado.

      Eliminar
  21. Buenas, un saludo para todos los que andais por aqui...

    Anoche vi el programa y creo que MC3 va cuesta abajo y sin frenos, aunque la productora, SHINE IBERIA, está que lo peta, de contentos, viendo los resultados de audiencia.

    Esto cada vez tiene menos de cocina, los momentos de lloriqueo de Pablo, el catetismo de no reconocer la bandera de España, el momento "pro-catalanista", la propaganda encubierta y subliminal a ECOEMBES, la actitud tan asquerosa del jurado (especialmente, de Jordi, que actua como si fuera un perdona-vidas) hacen que directamente, el nivel de MC3 haya caido hasta niveles ínfimos, una especie de "gran hermano" culinario.

    Ellos parecen que estan intentando pulir ciertos aspectos, sobre todo, guardando relación con las críticas que se han realizado al proceso de selección desde antes de esta edición...

    ResponderEliminar
  22. Como dice Javi, que "el león no nos impida ver la selva"!
    Ayer hubo mucho más programa que el león con sus melenas de gambas.

    Los momentos "publicidad encubierta" fueron un bochorno. El momento de Pepe demostrándole a Andrea lo estupendas que son las placas en las que cocinan, que la otra se pensó que iba a echarle la bronca por tener la cocina hecha un asquito...
    El momento Samantha con el aceite marca "MasterChef"? Es subrealismo puro esto.

    Llevamos dos programas, pero a mí me vino recuerdo de cierto concursante de la edición pasada cuando ví cómo comenta Jordi los platos de Kevin y la actitud que tiene con el... Kevin sabe más de cocina que otros, porque estudia cocina al parecer. ¿será nuestro nuevo Emil? Parece que Jordi le tiene un poco en el punto de mira, del ojo chungo vamos.

    Si ayer no hubiera existido el león, Andrea o Mireya estaban fuera de fijo...

    Pablo me desconcierta. No entiendo como un tío que es campeón de España en un arte marcial tiene esa (aparentemente) poca capacidad de contener los nervios. Las artes marciales no son como otros deportes, tienes que estar concentrado a tope y con los nervios templados, o te tumban. En la cocina es otra persona, es como Batman y Bruce Wayne o algo así. El Pablo cocinero es blandito y de nervios quebradizos. No le veo lógica.

    Sally no me gusta. Cocinará muy bien y todo lo que tu quieras, pero se trae la lección super aprendida de casa en todos los sentidos. Tanto que se pasó de familiaridad al tratar al jurado, que la puso en su sitio rápidamente.

    Lidia creo que va por un camino equivocado. El enfrentamiento directo y el que te tachen de arrogante en el segundo programa pinta muy mal. Nuestra Eva de la primera edición también era experta en nutrición y nunca se le escuchó ni media palabra cuestionando lo sano o saludable de los platos que se preparaban. Lidia es una mezcla entre Marina y Celia. Como no adopte un perfil más plano (no llamar la atención por lo qu eno debe) no veo que vaya a durar mucho.

    Un grandísimo acierto el poner a cocinar a Quique Dacosta. Por favor que hagan esto más días!! Que el chef michelinoso de turno que lleven no esté decorando sino que haga algo.

    También ha sido un gran acierto el no tener el típico primer programa en alguna instalación del ejército. Menos mal que han innovado algo.

    Mireya en algunos aspectos me recuerda mucho a Eva y sus ideas locas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le gustaría a Mireia ser Eva, ya la gustaría...

      Eliminar
    2. Hombre Eva es Eva, y Mireya es Mireya. Solo he dicho que me recuerda mucho a ella en algunos aspectos, no que sea Eva ;) Lo mismo le preguntas a Mireya y no le gustaría para nada ser Eva.

      Eliminar
  23. Además, que caraya. El chico puede que haya pasado un mal trago, pero a cuenta de la llorera, se pegó un refregón con la cuñada de Paulina Rubio, y otro buen refregón con Eva, que con esa blusita y en plan comando... aún se pegó una alegria, o dos. Que lo disfrute.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajaja, ya veees

      Eliminar
  24. Hola otra vez (prometo que es la última): un último comentario sobre el creador del Leóncomegamba.... pensemos que, según parece (habrá que ver si es cierto), el chaval es, nada menos que ¡estudiante de Medicina! Es decir, que siguiendo la Ley de Murphy, hay que esperar lo peor de cada situación: dentro de unos años, podemos encontrárnoslo ejerciendo como médico nuestro en un centro de salud o , peor aún, ¡operándonos! Aaaaargh.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recemos para que no sea así...

      Eliminar
    2. Te imaginas una operación de apendicitis, y un zurcido posterior tipo "cocodrilo come cebra"... para lucirlo en la playa luego.

      Eliminar
    3. Me lo imagino diseccionando un cadáver:
      - Bien, ahora vamos a abrirlo. ¿Qué opinas Alberto?
      - Voy a vomitar.
      - Alberto, ¿qué pensabas cuando querías ser médico, que los cadáveres eran atrezzo?
      - ¡A mí no me grites! ¡Soy un macho alfa!
      - Pero Alberto... que estamos muy calladitos ¿oyes voces?
      - ¡No me grites, Jordi!
      -Alberto, soy tu profesor y en casa me llaman Paco, no soy Jordi.

      Eliminar
  25. Pues a mi me hizo mucha gracia, y supuestamente en la cuenta de Twitter de Alberto, éste se lo ha tomado con humor.
    No me está gustando nada está edición, la primera fue la mejor de todas, había mucho más nivel.

    ResponderEliminar
  26. Yo, que soy muy llorona y me he avergonzado mucho por ello, viendo este programa me he dado cuenta de que llorar es lo mejor que hay: te desahogas, te aplauden y te vas o te quedas, según cómo hayas cocinado. Por lo demás, no sé si esto estaba preparado o no, seguro que no pues de lo contrario nuestro amigo Alberto estaría en la gala de los oscars de lo bien que ha llorado. Lo cierto es que seguro que va a ser mejor médico que cocinero. Yo, la verdad, creo que habría perdonado menos un pollo crudo que una patata cruda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno...yo creo que tiene algo más de mérito y trabajo dejar crudo un pollo que una patata, eso también hay que valorarlo jajaja

      Eliminar
  27. En la primera aun eramos todos inocentes corderitos viendo un programa entretenido y por lo menos "aparentemente" donde primaba la cocina.
    Después de la edicion anterior ya estamos curados de espanto y nos podemos esperar cualquier tejemaneje de la productora. ....
    A ver que nos espera ahora.jajajaja
    Por lo menos siempre nos quedará este rincón para los comentarios.

    ResponderEliminar
  28. Esta es la imagen que he podido encontrar en google de la cocina del abac

    http://www.7canibales.com/wp-content/uploads/2009/12/071_abac_barcelona.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el sitio es el mismo, pero yo no veo ni una sola cocina por ninguna parte. Me imagino que tendrán que estar muy bien organizados porque es super estrecho

      Eliminar
    2. Hay placas de inducción en la isla central, no??

      Bueno, es que a veces nos pensamos que las cocinas de un restaurante son enormes, y nos sorprenderíamos si las viéramos. Todo depende de cómo cocinen, no creo que usen ollones para muchos comensales. Deben ser más minimalistas trabajando.

      En cuanto a la cantidad de personal, otra vez, todo depende... Viendo el restaurante, no cogen a mucha gente al mismo tiempo, no?? Pues con dos personas para el cuarto frío, dos para caliente, y dos para postres más el chef podría ser más que suficiente... en total 7 personas... y los concursantes eran 15 más los cámaras, etc... por eso estaban tan apretados.

      Eliminar
    3. rectifico, que Jordi dice que en sus cocinas, cuando canta comanda detrás suyo hay 25 personas que dicen "oíiiiiiiiiido!!!" o sea que son 25 en esa minicocina... Estaba buscando el momento en el vídeo porque recordaba que Jordi en algún momento decía cuántos eran.

      Eliminar
  29. Javi, como siempre muy de acuerdo con tus comentarios. Para mi la bronca fue exagerada y cruel por estar siendo televisado. La reacción de él inmadura, pero se sentía más miserable que una cucaracha. Quiso tener sentido del humor, coger al vuelo el guante de Jordi de que sacara al león y se le fue la olla. Es cierto que quizás no debería haber llegado tan lejos. Anoche extrañé de nuevo a Mustafà, la camarera que nunca tuvo la oportunidad de cocinar o la chica hindú...por tener tres ejemplos de personas que quizás debieran haber ocupado el lugar de Alberto. A mi no me gustaba pero tampoco me gusta el escarnio público de nadie.

    ResponderEliminar
  30. Hakuna Patata, fríe y deja freir, Hakuna Patata, saltea y se feliz... Oh yeah... Aquí un servidor emitiendo desde la MGM y con un hilo musical al fondo que podría ser el de "Los Leones dicen que son fardones" de Torrebruno pero se va a quedar en el "Teatro, lo tuyo es puro teatro" de La Lupe mientras preparo unas gambas con trompetas de los muertos sobre tosta de pan de curry y algas... Toma ya! Pa chulo yo y mi abuelo, qué murio de parto, y para espectáculo catódico de la temporada el de anoche, qué la cosa está mu malita en la Ex-Pública y El Ministerio del Tiempo no lo salva todo, había que apostar por otro plato fuerte y ese no podía ser otro que Frikismos Marca Reciclachef, y si, digo Reciclachef porque el compadre Sergio ya participó en el clon que fabricó Canal Sur tras el éxito de la primera temporada de Reciclachef y que resultó ser un fiasco que luego se tuvo que reciclar en el exitoso La Báscula, un programa para azote de los gorditos y gorditas en el que, oh sorpresa, el personal pasaba más jambres que un caracol en un espejo. Y a Mireia la conozco también por ser del pueblo de un íntimo amigo mío, y no sé yo si los responsables del programa sabrán que la interfecta de las albondiguicas es ultra-mega-hiper republicana, o lo mismo sí lo sabían porque eso de ayer, 14 de abril, día de la República, de poner la banderita con el himno a toda leche chocó mucho entre el público y si no, qué se lo digan a los tuiteros. Pero bueno, volviendo al tema, que la archenera casi que se libró por el plato de Albertito, que no sé yo si intentó imitar los animalitos que tan bien resuelven los japos con arroz, alguitas y otras hierbas, pero yo insisto gente en que las audiencias van de culo cuesta abajo, que José Luis Moreno ya no es tan rentable y que los vetos, las censuras (la segunda temporada de la serie 14 de Abril-La República, una de ellas) y las protestas de los trabajadores por manipulación informativa valen muy caras, pasan facturas y hay que sacar sustancia de ese impagable Potter cocinillas cuyo trato por supuesto está legitimado, coño si cada tarde en Telecirco se vive un machaque del 15 que deja a Reciclachef como convento de Ursulinas hablando de sus cosas. Es la "salvamización" de la tele, algo que ya existía desde mucho antes de La Fábrica de la Tele pero como estos son los que la han sublimado y de paso, eso dicen ellos, hecho historia, pues como dice la coplilla esa: "si en tercera vas y en sleeping él, el caso es ir en tren". Y de paso metemos en la olla las carnazas de Mónica Naranjo, a Buenafuente y señora dando el coñazo y al incombustible Jordi Hurtado, que ya estuvo invitado en una cena similar que dio en un palmeral Ramsés II allá por los tiempos de su primera comunión. Lo único que yo eché de menos fue a Vaquerizo, sí sí qué saliera tras el llanto del Potter a consolarle también y a decirle, con la sombra de ojos corrida por la emoción, que nunca se debe rendir porque en Españistán todos llevamos una Barbie Espumadera dentro y que hasta Concha Márquez Piquer sacó su propio libro de recetas porque ella es más española que hasta el negro primo Almodóvar que rehoga criadillas en El Bohio.
    Por cierto... ¡Viva Españistán! Y viva ese Potter que a su lao la Esteban y la Olvi no sirven ni de raspa pa mis gatos.
    PD: Homofobia, cienciofobia (muy bien, Sally), veganofobia, fajasfobia... y ahora también amanerafobia y gafapastasfobia.

    ResponderEliminar
  31. yo me descojone viendo masterchef, el león come gambas es historia de la televisión, no daba crédito a lo que estaba viendo, no soporto al concursante que no hace mas que llorar, lo que queremos es ver competición con garra y respeto, cocina, presentaciones...no lloriqueos

    ResponderEliminar
  32. Elegí mal día para no ver Masterchef. Tras el aluvión de memes de leóncomegamba y pasar por el proceso de estupor-vergüenza-lástima (completamente de acuerdo con Espectador asqueado); me pregunto cómo hubiesen reaccionado Gordon Ramsay o Joe Bastianich ante la visión de esos bigotillos de azafrán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joe Bastianich ni siquiera hubiera realizado comentario alguna, directamente le tira el plato a la basura.

      Eliminar
  33. Derrapando que es gerundio.
    Qué poca vergüenza. Y Llaverín tuvo el valor de decirme que esto era un programa de cocina. Esto es un puto reality. Ni más ni menos. A estas alturas decir que lo contrario es un insulto a nuestra inteligencia.
    No me voy a extender mucho.
    Quién ha quedado mal no es Alberto, que como concursante y cocinero amateur tiene derecho a equivocarse, a meter la pata.
    Los que han quedado mal, de nuevo, son ellos: la productora y el jurado.
    Con esta situación se demuestra que la cocina importa una mierda y que sólo buscan audiencia. La productora va a por la pasta y hará lo que sea con tal de ser trending topic.
    Lo jueces han quedado como peleles. ¿No nos venden la moto de que los jueces seleccionan a los 15 mejores cocineros? Pues entonces, ellos seleccionaron al chaval, que no vengan ahora a decirnos que es un insulto y demás. Insulto es que tomen a la audiencia por tonta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente con lo que comentas. Repasando diferentes medios de comunicación Alberto sale bastante bien parado (memes y bromas aparte) y la estopa va para el programa. Doy por hecho que la selección y las decisiones que se toman es cosa de la productora (tu caso y el de Emil, selección de los mismos perfiles de concursante en todas las ediciones...) y que los jueces ni pinchan ni cortan (paradójico, tratándose de cocineros), lo cual me lleva a la siguiente reflexión: ¿que lleva a personas de cierto prestigio (sobre todo Jordi Cruz, con dos estrellas Michelin en su haber) a convertirse en simples monigotes? ¿Unicamente por el vil metal? Que mal debe estar la cosa si se tienen que rebajar a esto....

      Eliminar
    2. El jurado se pasó con él y superaron los límites de lo aceptable. Que el chico se merecía una crítica, indudablemete pero no de esta manera tan cruel. Además como comentáis los auténticos culpables de que pasará todo esto no es realmente de Alberto es del propio jurado que alabó su macedonia de frutas en el primer programa. El chico ha reproducido lo mismo pero con la mala suerte de poner una patata cruda con cara de león. Pero era exactamente el mismo plato del primer programa pero con otros ingredientes!!

      Eliminar
  34. Buueeeeeno....

    Dijimos todos en el primer programa que como era la presentación de los concursantes y, que vista la falta de platos y cocina interesante, era un dia para hablar de la fauna que nos había tocado en suerte este año. Y que nos ibamos a divertir.
    Pasado el segundo programa y creo que decimos todos, que vista la falta de platos y cocina interesante, es un día para hablar de lo que normalmente debería ser algo superfluo, anexo a un programa de cocina... es decir, de la fauna que nos ha tocado en suerte este año... y no se ya si nos vamos a divertir o a avergonzar.
    Dejaré para el final el momento Metro Golden Mayer de Alberto al que sólo le falto decir: "Grrrrraaaaaaa" al presentar el plato al jurado moviendo una de sus manitas a modo de garra...
    Lo poco interesante si de cocina hablamos creo que fue la primera prueba, como idea. Creo que fantástica además de bastante dificil por su complejidad. Tres platos con productos que te han sido "elegidos" y desconociendo ese requerimiento por parte del Jurado, hacen de esta prueba una de las más dificiles de las tres ediciones y más al ser la primera de este curso.
    El invitado, Quique Dacosta, espectacular, aunque creo que lo más interesante no es lo que hizo éste, sino que parece que alguien de la Productora ha leído este Blog (y puede que otros) y se vió por fín cocinar a un 3 Estrellas Michelín. (Ver cocinar entre comillas porque ver, ver... se le vió poco. Creo que se ve aquí un poco el espíritu de un programa que se empieza a prostituir y a convertirse en un reality donde priman más otras cosas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fue interesante lo que vimos sobre los atunes y que por ahí debería encauzarse el hilo argumental y no por "cosas" como lo de los personajes de Marbella y el museo de año pasado, por ejemplo... aunque creo que soy un ingenuo.
      Otra cosa a resaltar, y ya comentada por muchos, es que creo que Jordi (y creo que su aseguradora) ha visto las dos primeras ediciones. Ese sitio donde pusieron a los dos grupos y donde sólo faltaba ver entrar y salir a Groucho Marx y a Harpo con peluca y bobina, no tiene pinta de ser el lugar donde trabaja un equipo de 2 Estrellas Michelín, era más bien una cocina de campaña por miedo a que un nuevo Cristobalita te la convirtiera en un nuevo Windsor, te congelaran de por vida una placa de inducción, y cosas asi de esas que hacen estremecer a un corredor o agente de seguros.

      Por hablar algo de cocina, comentar que salvo Carlos, el vendedor de chacinas, el karateka llorón, la catalana Sara, Salli y un poco Encina, el resto es personal de relleno, plástico de burbujas o como queramos llamarlo. El gazpacho caliente de la concursante socialista (es ella la que lo repite sin cesar a los cuatro vientos), el pollo crudo de la modelo y "eso" que cocinó la nutricionista son motivo de despido, divorcio, exilio, destierro, ganas de santigüarse, etc.
      De cocina, poco o nada más.
      ... Y ahora... "Leoncomegamba".
      No voy a entrar en la confección del delito, si la patata estaba cruda, etc... me da asco, lástima y mucha vergüenza hablar del plato en sí.
      Lo importante es comprobar que o ponen ya remedio pero ya de ya, ahora, inmediatamente o el programa se les va de la mano a Productora y Jurado. La culpa de la cosa más desagradable que recuerdo en un concurso es de una productora a la que le importa la audiencia más que el "Producto" acabado en sí, y que como dije antes esta prostituyendo a un programa de cocina y lo lleva a algo por definir aún pero cercano a un reallity donde las lágrimas (vaya tela este año joder, me veo con chubasquero y paraguas cada noche) mucho más que de un pobre chaval al que creo que deberían proteger y sobre el que tengo mas que dudas psicologicamente hablando. Lo del martes empezó a carme una sonrisa y luego una carcajada al principio, luego una inmensa lástima cuando comprobé lo que se estaba perpretando allí delante con su poste, su pila de leña y sus tres verdugos vestidos de negro con una antorcha en la mano y al final un montón de vergüenza por mi, por ser tan imbecil, más que por un pobre chaval al que nunca se le debería haber permitido estar alli, y ser complice de una humillación como la que se vió y no haber apagado la televisión en ese instante y poner el programa en cuarentena.
      Cocina vi poca, lágrimas, sangre y visceras, mucha, demasiada.
      De esas noches que impiden dormir por tener el estómago lleno o la conciencia sucia.

      Aleix


      Eliminar
  35. Si vale el Jurado puede que se pasara ... pero acaso no han visto otras ediciones del programa los concursantes? ni las ediciones americanas? ... tan inocente no debe ser, o si? ...

    Por lo que se ve de los 14 concursantes restantes no veo yo mucha inocencia ...

    ResponderEliminar
  36. Creo, aunque rabia me da, que la productora nos ofrece lo que nosotros tanto demandamos. No me tireís pidras aún, me explico.....Al fin y al cabo yo soy una de las que mira el programa y se pasa por este blog a criticar y a reirme a mandibula batiente del sainete en que se ha convertido Master Chef y especialmente de vuestros agudos comentarios. Sé que esa no era la idea original de Javi y de muchos de sus más fieles seguidores, a los cuales se les nota que aman la cocina, pero otros (no sé si muchos o pocos) sólo pasamos por aquí para comentar el "reality".... y lo de la cocina nos viene un poco grande. Perdón si ofendo a alguien.

    ResponderEliminar
  37. He leído vuestros comentarios y en gran parte estoy muy de acuerdo tanto con ellos como con la crónica de Javi.

    La selección: efectivamente, van a buscar perfiles, hasta aquí nada nuevo, pero lo de Alberto ha sido muy descarado. Hasta ahora, el perfil de joven "diamante en bruto" con ganas de cocinar lo habían protagonizado Fabián y Mateo. Quizá este año han buscado a alguien joven que pudiera darles más 'perlas' televisivas que no estos dos, que televisivamente dan bastante menos juego. Y se han ido al otro extremo. Desde el principio que escuché a Alberto dos veces hablar, tuve muy claro que iba a entrar en Masterchef, puso cuatro trozos de fruta bien presentados y no tuvo mayores problemas.
    Culinariamente hablando, estoy seguro que había muchos jóvenes de 18 años con más proyección en la cocina que Alberto, pero esto no deja de ser televisión y por muy pública que sea, busca el espectáculo.
    Así que tenemos lo que se buscaba desde un principio: personajes con gancho para entretener, mucho más que cualquier tipo de arte culinaria.

    León come gamba: plato muy lamentable, con ingredientes totalmente sin sentido y la patata cruda. ¿Falta de respeto? Quizá exageración, discurso contundente con frases para ganar audiencia... pues sí. Realmente el plato no había por donde cogerlo. Pero en mi opinión, fue mucho más irrespetuoso el momento chaperonina con la americana de Pepe o Jordi erre que erre en llamar Gonzalito a Gonzalo, mucho más delante de un familiar como era su hermana.

    De momento esto pinta más como Masterchef 2 que el 1...

    ¿No os habéis fijado que en Masterchef 1 en la prueba por equipos, el equipo ganador lo decidían los comensales, y ahora lo decide el jurado? Supongo que será para dejar menos elementos de azar para que el reality (uy, quiero decir el talent show culinario) vaya por donde ellos quieren.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  38. Sólamente agradecer a Javi su esfuerzo en amenizarme la semana. De hecho, desde que sigo el blog, únicamente veo la mitad del programa y veo el final aquí (así no pierdo horas de sueño). Sinceramente, Masterchef cada día me entretiene menos y me aburre un poco más. Casi nada interesante que aprender, y sí demasiada basura televisiva. La actitud del jurado me parece impresentable. Me recuerdan a algunas estrellas futbolísticas, altivos, arrogantes, soberbios, malencarados, groseros en ocasiones... ¿tan difícil es criticar sin ofender y humillar?¿o acaso ellos nacieron sabiendo?¿No se puede dar espectáculo sin hacer sangre? Tirando de ingenio, ironía, sarcasmo, crítica constructiva... Por otro lado, la recua de participantes se las trae (problema comentado de elegir perfiles en lugar de buenos cocineros amateur).
    Estaría bien que entrase Mustafa o la chica hindú (no recuerdo su nombre) en sustitución de Alberto, ahora que aun están a tiempo, aunque viendo el avance de la semana que viene parece que no.

    ResponderEliminar
  39. Bueno, estoy viendo actualmente el programa mientras sigo la crónica. Antes de terminar de verlo, estoy en la valoración del jurado. Prefiero mil veces la valoración de MasterChef USA, ya que si un plato gusta a 40 comensales será por algo, pero aquí te tienes que tragar a la fuerza que lo que ellos dicen es 100% verídico (y a lo mejor los comensales y sus votaciones dicen otra cosa). Vale, aquí me lo tengo que creer sí o sí si a ellos les parece mejor o no. Solo eso. Luego termino.

    ResponderEliminar
  40. Aunque el león come gamba sea la estrella del programa, yo quiero sacar a relucir el momento "xantana." de Jordi al muchacho andaluz. En plan "eh, andaluz, te gustaría cocinar con xantana? Venga, haz el paleto un ratito, que para eso eres andaluz y estas en la TV. Ya nos salió bien el momento paleto la semana pasada, vamos a repetir."

    ResponderEliminar
  41. La verdad que cuando vi a Quique Dacosta salir y nos dijeron que iba a cocinar al mismo tiempo que los concursantes un rayo de esperanza asomó a través de mi tablet y pensé que parecía que este año sí veríamos cocinar por encima de todas las cosas.
    Fue de agradecer la pesca de atunes (aunque me sobró el rollo submarinista), fue de desagradecer tanta venta de producto MC y restaurante propio y tanta presentación de famoso en el ABaC... pero pensé que la cosa, salvo momentos lágrima en ojo y autroflagelamiento por no saber ser capitán... iba marchando... Hasta que llegamos a la prueba de eliminación.

    Andrea y la del gazpacho tienen que dar gracias a Alberto y su león porque sino una de ellas sería la expulsada por cometer semejantes comistrajos.
    El momento Ghandi fue de pena y vergüenza ajena... Como bien dice Javi, fue un momento muy incómodo para todos tener que escuchar el alegato y... por enésima vez... las lágrimas del chico.
    Peeeeeeeero... siempre hay uno... después de andar buscando en el vídeo cuántos cocineros decía Jordi que había en su cocina al mismo tiempo, me tragué otra vez el momento león come gamba y estuve sopensando todo lo visto sin la bilis de la noche anterior.
    He llegado a pensar varias cosas... que el alegato Ghandi fuera para rebajar la tensión que se avecinaba. Ellos cocinan sus platos pero de ahí a que se prueben al momento va un rato largo... Por lo que todos ya estaban en tensión durante bastante rato esperando el veredicto del jurado al plato de Alberto. Igual el karateka (lo siento pero soy mala para los nombres) simplemente intentó desviar un poco la atención, porque su alegato no era cosa de haberla pensado en ese mismo momento sino que llevaba tiempo con el run-run.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Por consiguiente, si desde que se cocina, hasta que se prueba y te dan el veredicto, pasa bastante rato... Alberto ya sabía que lo que había cocinado era un insulto a la cocina seria, y es más, seguro que sus compañeros al menos de reojo ya lo habían estado viendo y quizás comentado por lo bajini... pero no tan bajini para que no le llegase a sus oídos.
      Viendo el vídeo de nuevo, él aguanta estoico las críticas porque sabe que lo que ha hecho no hay por donde cogerlo... y cuando realmente se echa a llorar y suelta todo el dramón-culebrón es cuando ya está en el sofá con Eva... es por eso que a mí me parece la cosa bastante sobreactuada y no natural. Porque todos sabemos que una cosa es la secuencia que vemos en televisión y que esos tiempos no se corresponden con la realidad de lo que ha durado la grabación.
      Ha estado claro que Alberto fue escogido por su perfil... pero en serio una persona que en la prueba de presión, en la que le dan ingredientes escogidos es capaz de hacer un emplatado excelente (según Samantha, eso sin contar conque en el sofá alabó de nuevo la ensalada de frutas del cásting) y luego cuando él tiene la oportunidad de escoger lo que quiere (aunque tenga la limitación del color) hace semejante despropósito???
      Una de dos, o como le dijo Jordi: ¿qué es lo que no has entendido? o quería salir del programa y no sabía cómo hacerlo... Solución, planto algo que no haya por donde cogerlo. Igual el chico se dio cuenta que lo habían cogido por el perfil cómico y no por su cocina, y se dijo que él no quería jugar a eso... Y como largarte por que sí, porque él lo vale, quizás no puede... Pues hago un plato que me dé la expulsión directa, porque yo no me creo que pensase pasar la prueba de eliminación con ese plato.
      Y que conste una cosa, que cuando dijo que iba a esculpir un león en una patata, etc, yo le di un voto de confianza pensando que realmente iba a esculpir un león, tipo esas frutas esculpidas que se ven en algunos países asiáticos... que llegué a creerme que igual el chico era mañoso en eso y pensaba presentar algo espectacular... lo que esa idea desapareció de mi mente cuando vi el plano de colocación de ojos y bigotes, claro.
      Se pasó el jurado? Sí, pero no porque no tuviesen razón en lo dicho, sino porque todos sabemos que a la gente la cogen por su perfil, y no por su cocina. Que desde producción se marcan los personajes y que ellos (el jurado) se atiene a ese juego y da los cucharones a los que les dicen, sin dar su opinión real sobre lo que piensan de los platos... todo por la pasta... todo por la audiencia... Por eso sí, se pasaron, porque son tan culpables, como producción, de que ese chico esté en el programa.
      Pero, si realmente MC fuese un programa que versase de cocina y no de perfiles reallity, entonces lo siento, pero no podría decir que se hubieran pasado. Mucha gente pone una enorme ilusión para hacerse con un puesto para que luego vengan y hagan el león, el pollo crudo o el gazpacho caliente... los tres tendrían que estar fuera, o no haber entrado.
      Saludos a todos!!

      Eliminar
    2. Aisha,
      En el programa de ayer la cocina, una vez más, brilló por su ausencia. Cocinando Quique Dacosta en directo (qué lujazo, ya hubiese querido yo), casi ni vimos cómo lo hacía. Eso si, el resultado parecía espectacular... pero claro, venía con la cesta ya preparada para los tres platos. Tenía ingredientes para cada preparación. Un engaño más. Nos tratan como idiotas. Que le pongan a elegir ingredientes como a todos.
      De verdad que no es fácil cocinar allí dentro. Te están grabando, te están entrevistando, te interrumpen, juegan con tiempos, ingredientes y cambios. Todo por el show televisivo. Además, no toda la despensa está disponible. Es un decorado. Tu tienes una idea y cuando llegas dentro, solo puedes elegir los ingredientes que ellos han pre seleccionado y, ale, a improvisar. Te juegas la expulsión en los dos minutos de despensa. Te pongo un ejemplo muy ilustrativo. En nuestra edición, el ajo, ingrediente básico de la cocina española, brilló por su ausencia. Prepara una sopa castellana sin ajo, un pesto o un pescado. Suma a esto que el veredicto es arbitrario. Ellos tienen la última palabra y debes acatar lo que dicen. Da igual lo que cocines te diran que te has pasado con el ajo (caso verídico) y a tragar y callar. (buscan sumisos, no humildes, como bien recalcó ayer la nutricionista) No te atrevas tu a decir algo de su plato (como que está salado, por ejemplo) Si dices la verdad, mal. Si no la dices, mal. El caso es que siempre harán y dirán lo que quieran, teinen la sartén por el mango. Una farsa.
      No se atreven a abrir las votaciones públicas no vaya a ser que tengan que echar al ganador. No, no se arriesgan.
      El problema no está en los participantes. Que cocinen mejor o peor es parte del éxito del concurso. Si todos cocinasen estupendamente sería aburridísimo. Parte de la gracia es ver como nos enfrentamos a cosas desconocidas y metemos la pata.
      El problema es los perfiles sino que la productora centra el programa en todo menos en la cocina: en las lágrimas, las broncas, en definitiva, en el amarillismo.
      Si a eso le sumas la falta de educación, las malas maneras, la prepotencia y el divismo pues sale el engendro que emiten en TVE. ¡Qué lastima con lo que nos gustaba a todos! Y lo peor de todo: estas humillaciones públicas las pagamos entre todos con nuestros impuestos. Creo que la televisión pública está para entretener y educar pero no para humillar, insultar y faltar el respeto a los concursantes y a la audiencia.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Pues si al segundo programa estamos ya así mucho me temo que no aguantemos hasta el 14. pero vamos, que es que se lo están buscando

      Eliminar
    4. Esa es otra Gonzalo, que no es justo que Quique que es un chef profesional, con 3 estrellas michelín, tenga que venir ya con su cestita de casa y sabiendo lo que va a cocinar. Pero en fin, que por ver aunque sea de refilón cocinar a un chef... digamos que lo paso aunque sea injusto.

      Y te doy toda la razón, lo que buscan es el morbo y ya sabemos que el backstage es la pera limonera... Pero aún así, lo del león tiene tela... hay momentos que no sé si cabrearme o llorar de la risa, sinceramente... jaajaajaja.

      Por supuesto que lo que busca la gente es ver esos momentos de meter la pata, o esos platos sencillamente maravillosos; y claro, la productora juega con ello.

      La prepotencia, las malas maneras y la falta de educación no se la he perdonado al jurado, ni se la perdonaré en esta edición... si llego a verla toda... todo dependerá de si por aquí siguen habiendo, o no, las crónicas. Porque a parte de para venir aquí a leer a Javi y echar unas risas, para mí MC no vale nada.

      De todas formas, aunque todo sea más falso que un billete de 3 euros, el león no había por donde cogerlo y aunque odio la mala educación y la crítica destructiva, y más si es vertida con mala leche... en esta ocasión creo que mínimamente se puede entender (sin tener en cuenta todo lo que hay detrás de ese programa, se entiende).

      Javi, todo dependerá de ti... sin poner presión, oye! :P jaajajaajja

      Un abrazo!!!

      Eliminar
    5. Y como quereis que sea la valoración de los platos? Yo ya he leido aquí una cosa y la contraria. Si valoran los comensales, malo, porque no se tiene en cuenta la elaboración. Si se atiende al trabajo, malo, porque el comensal no puede verlo y por lógica han de valorarlo los jueces. Pero las dos cosas a la vez, no pueden ser. O una u otra.

      Vamos a partir del genesis. Para mí, mi masterchef ideal, serían quince jovenes con ganas de comerse el mundo y de entrar en el mundo de la cocina profesional. Lobos con más ambición que talento, que se coman vivos ahí dentro. A mi me encantaría eso. Pero entiendo, que haciendo eso, te alejas de perfiles de televidentes que quieren ver a la abuelita simpatica, al graciosete, y al yogurín con el que suspiran para sus hijas. Y entiendo que la productora busque esos perfiles, porque los demandamos. Y no les ha ido mal la cosa, ojo. El lugar del pollo este lo ocuparon antes Fabián y Mateo. De edades parecidas o similares, pero a años luz de madurez y saber andar por la vida que el sujeto comegambas este. Y luego sigo,que se me queda un par de cosas en el tintero, y ganas de contestar a Gonzalo. Chau.

      Eliminar
    6. Hombre Alberto, ten en cuenta que aquí no se consensúan opiniones, cada cual opina lo que quiere y habrá quien prefiera una cosa u otra. Yo me decanto por la cata ciega por parte del jurado siempre y sin tonterías de intentar averiguar quien ha hecho uno u otro plato.

      Eliminar
    7. Ya, Javi, ya se que cada uno preferirá una cosa, pero he visto a alguno criticar una cosa y la contraria. Y a mi me vale este, también la cata ciega. Porque creo, que al final, con el paladar que tienen estos tipos, al tercer día saben de quien es cada plato. Cada uno tiene su toque en la cocina y en la presentación, y no se puede esconder. Alguno aquí fallaría en algún plato de Jose Dadiv en una cata ciega?. O de Eva?.O de Emil?.

      Eliminar
    8. Alberto, yo no he hablado de cómo valoran el plato... a mí me es indiferente. Y a mí también me gustaría ver a 15 personas intentando ganar ese premio e intentando ser los mejores y hacerlo lo mejor posible... que no tienen porqué ser jóvenes de 20 años... que con 40 años también puedes tener ambición, y mucha. Ahora, las señoras de 70 años sí me sobran porque no van a hacer nada en ese programa.
      Yo no demando abuelas simpáticas, ni yogurines, ni nada... yo lo que espero de MC es un programa que gire en torno a la cocina... compitiendo, sí, que para eso están... pero por y para la cocina. Por ganar un premio y hacer realidad un sueño, tengan 20 años o 40.... pero dándolo todo alrededor de la gastronomía... Jolines, en Holanda tienen mucha menos conciencia gastronómica que en España y el MC de aquí le da mil vueltas!

      Eliminar
    9. Si no lo decía por tí, si no por un comentario de que las valoraciones eran así y asá...

      Y sí, a mi me encantaría eso. Competición. Para ver recetas, ya las veo en el youtube. Tampoco me entusiasma mucho ver a michelinosos dando una masterclas o centrandose en ellos mientras cocinan en una prueba. Yo quiero ver cocinar a chicos amateurs. Una cosa es que vayan, den dos pinceladas, un detalle aqui, una muestra corta, pero no centrarse en ellos porque se pierde el espíritu del programa.

      Y yo creo que eso no ocurre por parte de los propios concursantes. Si repasas la lista de nombres, al final te das cuenta de que menos de la mitad de los que han pasado por ahí no iban por la cocina, iban por salir un ratito en la tele y aprovechar los tour media luego. Pero la cocina les importa tres pimientos. Y ya enlazo y le contesto a Gonzalo. Ese era tu caso. Y me parece bien, eh, que las motivaciones de la gente, o como se ganen las habichuelas, son lícitas mientras no roben. Pero me rechina ahora, que después de haber pasado por esa oportunidad y dedicarte a destacar en todo lo extraculinario, buscando solo llamar la atención, vengas ahora a hablar de COCINA. No digo que el programa no tenga cosas criticables, que las tiene y por cientos, pero de todos los concursantes pasado por ahí, tiene algo de guasa que precisamente tú te quejes de que no es un programa culinario. Cuando te dedicaste a todo menos a cocinar.

      Eliminar
    10. Alberto, no puedo estar más de acuerdo. Y aprovecho para agradecerte que expreses tú opinión de una manera correctísima (que debería ser lo normal, pero no siempre lo es).

      Eliminar
    11. Bueno, en general aquí la gente suele ser bastante educada

      Eliminar
    12. Alberto, respetando tu opinión, te comento cuatro cosas:
      - De todos los participantes de MC2 el primero (y el único por lo que sé) que va a publicar un libro de cocina soy yo (el de Vicky ni lo cuento pues de todos es sabido que ella no lo ha escrito)
      - A pesar de haberme ofrecido oros realitys y prensa, no lo he hecho, por mucho que la gente pensase yo haría lo contrario.
      - A mi la cocina si me importa, otra cosa es que el programa haya enseñado lo que quiera. Quizás por eso he sido el único que ha tenido la dignidad de decir hasta aquí basta.
      - Y lo má importante: no estamos aquí para hablar de mi, sino para hablar y comentar MC3. Si quieres hablar conmigo, estoy a tu disposición. Pásame tu móvil. Estaré encantado en llamarte y charlar.
      Un abrazo, g.

      Eliminar
    13. Gonzalo, espero que todo bien!

      Una preguntita, aun tienes una clausula de confidencialidad? A mi almenos me gustaria conocer como funciona exactamente todo el "backstage" de este programa, la edicion, el momento de cocinar, que pasa a la hroa de catar... Todo esto podrias contarlo? O sigues atado de manos y pies?

      Muchas gracias!

      Eliminar
    14. Sigo atado con un contrato leonino.Pero tiene fin... en un futuro cercano

      Eliminar
  42. No comentare mucho porque creo que esta todo dicho.

    Primero muy buena cronica, aunque esto ya no deberia ni mencionarlo porque ya es lo habitual :)

    ahora ya al tema: se pasan 3 pueblos con lo de vender el curso masterchef, el aceite masterchef, el noseque masterchef... Lo sacan a relucir cada 3 escenas, y es cargante.

    Por lo demas, el leoncito tenia las horas contadas (se salvo en el primer programa con una macedonia), y el karateka... nose.

    Quiero dejar claro que esta edicion se me esta haciendo cargante desde demasiado temprano, y todo lo que ganaron haciendonos creer que la prueba de eleccion de los concursantes fue "limpia", lo estan perdiendo al ver el desfile de personajes que hay. Ya se que no son profesionales, pero se esta viendo que a excepcion de unos pocos, los demas estan por el morbo.

    Gracias por la cronica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo Monxo que el último TopChef que vimos y comentamos aquí puso el listón muy alto... después de ver como pudo ganar cualquiera de los 6 últimos, nos presentan un pollo crudo, un gazpacho caliente y un leon come gamba todo aliñado con lágrimas y mil topicazos y pasa lo que pasa... que la gente dice que quiere un Fran, un Victor, un Marc u otro Bacterio.

      Eliminar
    2. Si lees un buen libro, con una buena historia, te repele enseguida algo escrito lleno de faltas de ortografía.

      Aleix

      Eliminar
    3. Si lo dices por las tildes, utilizo un teclado americano y no existen ni las tengo configuradas. No se si te petardeas de mi o simplemente estas haciendo una comparacion (muy buena y muy cierta, todo sea dicho) hehe

      Un saludo!

      Eliminar
  43. Pues no entiendo porque se le trata aquí a Kevin de mala persona por su comentario durante el momento "anillo"... Yo creo que puso voz a lo que pensamos muchos desde nuestras casas ANDA YA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, yo no he dicho que sea mala persona, he dicho que ha destacado,por su mala educación y su lengua desatada, porque ponerse el primer día a despellejar a un casi desconocido desde la seguridad del balconcito, desde mi punto de vista, es eso, ahora, tu puedes pensar otra cosa, lo respeto

      Eliminar
    2. Javi creo que para ellos no es el primer dia... Convivir con una persona asi debe ser, cuanto menos, cargante.
      Veremos como se atizan durante los proximos programas.

      Eliminar
  44. Buenas! Con más retraso imposible, y con todo ya dicho, pero aquí os dejo mi top...nosecuantos (ya comentado por Javi):

    1. Aspirantes a cocineros que no distinguen un mero de un salmón.

    2. Cocineros extasiados ante una macro bandera de España que tardan segundos, si no minutos, en reconocer. A lo mejor son daltónicos.

    3. Samantha diciendo que hay que reciclar porque así se ahorra energía para hacer muchas selfies. Viva la ecología creativa.

    4. Andrea asegurándose bendecida por el don de saber cuándo se han de sacar las cosas del fuego (antes de que ardan en llamas, se entiende).

    5. Presentación chiquimona de un pollo crudo. El año que viene lo enviamos a ARCO.

    Del Leoncomegambagate sólo decir lo obvio, que los jueces se pasaron 4 pueblos en una actitud tan guionizada como penosa pero que eso no nos debe hacer olvidar que ese plato era un truuuuuuuuño. Desde el chopped con forma de cabeza de mickey mouse no veía algo tan cutre.

    Premio especial de crueldad para...Super Eva, que con el chaval allí humillado encima pretendió acabar de hundirlo con la declaración a la chica. Vamos a ver, bonita, en un momento en que te sientes como la útima mier*a y que tu imagen y confianza en ti mismo está por los suelos IGUAL no te apetece ponerte en plan Romeo y arriesgarte a la debacle definitiva. Digo yo. Y en esto sólo decir que, por el "montaje" (llámale "edición" si quieres) que nos ofrecieron, me parece que Eva insistió mucho más de lo estrictamente necesario para que el chico se quemara a lo bonzo, sentimentalmente hablando, y creo que eso acabó de desquiciarle y provocó la llorera tremenda. Eva MUY mal, al estilo de aquella pregunta sobre "la boda con tu marido..." Hasta el martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. AlimañaChef, nunca es tarde si la dicha es buena y siempre me encanta leer tu opinión :)
      Tienes razón en lo de Eva, le gusta hurgar en las heridas.
      Un saludo!!

      Eliminar
  45. Hola... me inauguro en esta edición para deciros que os leo hasta os releo... Yo no sé tanto de cocina como vosotros, aunque me encanta aprender lo que puedo, de vosotros, del programa o de donde pillo. Se me ocurre pensar que si Masterchef fuera sólo de cocina, no tendría, seguramente, la audiencia que tiene y se lo cargarían o lo llevarían a la Dos y de madrugada. Por eso buscan una mezcla de cocina (para que no les digan) con un buen montón de promoción patria (bandera, ejercito, toros (aj) moda española, estrellados españoles...), con una pizca de buenas obras (comedor social, reciclaje) y un mucho de espectáculo. Por eso escogen a los participantes por su perfil. Si no, harían las catas siempre ciegas (lo hemos comentado más veces). Pero no sólo las catas del concurso, sino las de los 15.000 aspirantes. Cata ciegas y a ver qué sale. Pero no, hay que dar bien en cámara, hay que ser contestatario o gay o llorica o paleto o rabanero, que decía mi abuela. Y dentro de esos perfiles pues que no vayan a hacer el ridiculo cocinando. En el caso de esta edición lo que hay es un claro error de la productora que escogió a Alberto por perfil... probablemente era el mejor o el único de su perfil que atinó a juntar tres ingredientes en un plato con algo de gracia... y cayó en el concurso. Pero es verdad que él sabía dónde se metía y quiso jugar al juego, de ahí su intención de declararse "en directo" ¿qué tiene que ver eso con la cocina? Es espectáculo y él lo sabía, pero le sobrepasó el juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, soy Belén... no sé por qué ha salido lo de Anónimo... :))))

      Eliminar
  46. Sólo he leído la primera parte del artículo (ahora continuaré) pero me levanto y aplaudo, has puesto en palabras exactamente lo que he sentido.

    Me parece que las personas, cuando maduramos, aprendemos a ver las cosas con una cierta perspectiva. Está claro que si yo estuviese en el programa y me pusiesen a parir delante del todo el mundo, me sentiría muy mal... pero en unos minutos recordaría que todo es un guión, un equipo de personas manipulando a unos concursantes sin que importen para nada sus opiniones o sentimientos, con el objetivo de ganar audiencia y por tanto dinero.

    En cambio este pobre chaval de 18 años no fue capaz de ver que, aunque los jueces como Jordi ya habían entendido perfectamente que no había hecho la cabeza de león con mala intención, tenían que fingirse ofendidos, increparle, comentar que se había burlado de 15.000 personas y machacarlo delante de 3 millones de espectadores porque así lo exige el guión.

    Me gustó mucho la reacción del resto de concursantes tratando de animarlo en la expulsión. A la mayor parte de las personas nos gustaría que todos seamos felices, no nos gusta ver sufrir a nadie. Tengo mis dudas sobre las directoras de Masterchef, me pregunto si no serán como esos empresarios del tópico que no les importa lo más mínimo el sufrimiento de los que trabajan para ellos con tal de ganar más dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la reacción de los concursantes me pareció ver bastante postureo. De hecho alguna de las que animaba era la misma que momentos antes decía "para hacer plastilina a tu casa". En cuanto a las dudas, ninguna. A lo largo de las 3 ediciones se ha demostrado que responden a ese perfil de empresarios: tongazos en la selección de concursantes en los que no parece que les importara que cientos de personas se desplazaran a hacer un paripé, eliminación de unos u otros en función de unos criterios claros sólo para ellos sin importarles en absoluto el resto de concursantes ni la inteligencia de la audiencia (la audiencia les preocupa, pero en otro aspecto) etc.

      Eliminar
  47. Me cuesta creer que algunos participantes sean personas reales. Más bien parecen personajes, actores contratados al efecto, como el caso de Alberto o de Pablo.

    ResponderEliminar
  48. Que guay que este blog, que sigo desde el principio, este llegando a tanta gente! me encanta y me siento orgullosa, por haberlo descubierto de las primeras!
    Nunca participo, pero solo quiero decir a todos los que defienden a Alberto, que "gracias Ghandi" porque el tio sabia donde se metia. Por muy mimado y protegido que estuviera......amosnomejodas!!!
    Y Gonzalo: Muuuak!

    ResponderEliminar

Si tienes algo que comentar hazlo libremente, eso si, se respetuoso, especialmente con los usuarios de este blog.
Sería bueno que te identificaras, es muy fácil, escribe tu comentario y en el desplegable ve a la opción nobre/url, elige el nombre que te guste y deja la casilla url en blanco...

Subscribe