Paisajes comestibles 1: Una mirada al interior de la comida

viernes, julio 05, 2013

Iniciamos hoy una nueva serie de entradas que pretenden dar una nueva visión de lo que comemos. Gracias a un singular aparatejo vamos a meternos en el interior de la comida, mejor dicho, vamos a acercarnos tanto a ella que vamos a descubrir que más allá de lo que el ojo ve, muchos de los alimentos que comemos esconden sorpresas inesperadas, desde paisajes maravillosos hasta marañas fibrosas que nunca comerías si supieras que están allí.


La piel de la pescadilla nos ofrece un singular paisaje de asteriscos de tinta china

Y el cacharro que permite obtener estas imágenes tan espectaculares no es más que una lupa USB, concretamente el modelo PCE-MM200 Microscope de la marca PCE Group. Consiste en un cilindro que se conecta al ordenador vía USB y que lleva integrada la óptica de una lupa de hasta 200 aumentos y un curioso sistema de iluminación regulable mediante ocho LED. Las imágenes como ya digo son espectaculares y el aparato sólo cuesta 46 € (Pediré comisión a PCE Group). Las fotos que mostraremos en esta entrada están en el rango de entre 80 y 150 aumentos en la pantalla del ordenador.
En esta serie mostraremos cómo las cosas no son lo que parecen, en ocasiones se nos quitarán las ganas de comer ciertos alimentos, otras veces podremos comprobar a simple vista la diferencia entre productos industriales y naturales, pero sobre todo disfrutaremos de insólitas imágenes de gran belleza que están ahí y nos pasan desapercibidas.
Hoy daremos un pequeño muestrario para que os hagáis a la idea de como puede ir la cosa...


¿SON TAN PARECIDAS EL AZÚCAR Y LA SAL?

Para muchas personas, estos dos productos granulados de uso tan común resultan difíciles de distinguir, si no que se lo digan a Eva, la concursante de Masterchef que, para arreglar una tarta que había chamuscado, decidió caramelizar azúcar en su superficie, pero se confundió y puso sal...y obviamente, no se caramelizó.

Y es que químicamente el azúcar y la sal no tienen ningún parecido y esa diferencia química tiene consecuencias claras en su estructura interna. El azúcar al cristalizar forma estructuras mucho más ordenadas que la sal y ese orden estructural se mantiene incluso si se rompe en fragmentos muy pequeños.

Granos de azúcar de diferentes tamaños, las caras planas revelan orden interno

De manera que encontramos gránulos con las paredes muy planas, incluso los más pequeños, preciosos cubos de cristal traslúcido.

La sal, sin embargo, aunque también forma cristales, tiene una estructura interna mucho menos ordenada, de manera que al molerla y obtener granos pequeños, el corte es mucho más tosco y parecen más bien rocas sin ninguna forma geométrica reconocible. Además, como vemos en la imagen, son mucho más opacos que los de cristales de azúcar.

Los granos de sal son totalmente amorfos


LAS ESPECIAS SON UNA MINA DE IMÁGENES ESPECTACULARES

¿Qué se esconde debajo de esos botecitos de mezclas de semillas, hojas, pistilos, pétalos e incluso palitos? Pues imágenes de gran belleza. ¿Sabíais que las semillas de comino no son en realidad semilas? se trata del fruto completo, que , como se ve en la imagen, tiene una vistosa corteza externa de aspecto rallado.

Semillas de comino

Si observamos semillas de sésamo tostadas, podremos ver que el tueste es mucho menos homogéneo de lo que parece, de hecho veremos semillas muy tostadas, e incluso calcinadas y otras a las que a penas les ha dado el calor. Esta imagen muestra precisamente eso, en estas dos semillas se ve perfectamente su estructura externa rallada, una está muy tostada y la otra conserva casi su color natural.

Diferencias de tueste en semillas de sésamo


EL BOCADILLO PUEDE SER UNA CAJA DE SORPRESAS

Lo primero que podemos mirar en nuestro bocadillo es el pan que, dependiendo del tipo y de la parte que miremos nos proporciona imágenes muy diferentes. En la que mostramos aquí, vemos la miga de pan de molde industrial. En la imagen podemos ver como el almidón hidratado una vez que se va secando al hornear va creando estructuras fibrosas que flotan entre grandes huecos que se crearon por el dióxido de carbono liberado durante la fermentación.


Un agujero negro en mi sándwich

¿Y qué le ponemos dentro a nuestro bacadillo? la mayoría de los rellenos habituales vistos a la lupa disuaden claramente de su consumo, como muestra, os invito a mirar el aspecto superficial de una loncha de deliciosa mortadela boloñesa, esa de las lonchas gordas. ¿A que ya no parece tan sabrosa? y es que su aspecto es parecidísimo al de la piel de la cara de un humano

Este paisaje lunar y grasiento es una rodaja de mortadela

Bueno, pues si la mortadela no vale, podemos probar con alguno de los cientos de tipos de queso que existen. Si os apasionan los quesos azules os recomiendo que no veáis esta imagen, porque esa maraña peluda que aparece no es más que una de las rayas azules que vienen en el delicioso queso gorgonzola.

Los hongos del gorgonzola desarrollan hifas aéreas


LAS FRUTAS OFRECEN PATRONES OCULTOS SORPRENDENTES

Dentro  del mundo vegetal las sorpresas suelen ser mucho más agradables, y como ejemplo veremos dos imágenes. La primera corresponde a un dátil al que le hemos dado un corte por el centro. Inmediatamente toda la parte interna que ha quedado expuesta al aire queda recubierta de una especie de melaza pringosa que protege las fibras del interior.

 Incluso visto así, el aspecto del dátil es apetecible

Nuestro segundo ejemplo es una deliciosa manzana roja, esa que sedujo a Adán de la mano de Eva o aquella ante la que no se pudo resistir Blancanieves. ¿Hubieran sucumbido del mismo modo si hubieran visto esta imagen? Vemos esas preciosas manchitas amarillas sobre un abstracto patrón entre rojizo y amarillo, que encierra a su vez una tercera trama fina de puntitos grisáceos. Alucinante ¿verdad?

La piel de la manzana roja, una auténtica obra de arte


LAS HORTALIZAS, BELLEZA FRESCA

Pero quizás las imágenes más bonitas que he obtenido hasta el momento son las de hortalizas. Son sorprendentes, y estas si que encierran sorpresas maravillosas. En esta primera imagen vemos unos surcos profundos que cruzan una superficie verde brillante y húmeda. No es más que el interior de un pimiento verde recién cortado.

No son ríos del Amazonas, es el interior de un  pimiento verde

En esta última imagen se muestra una profunda gruta cuyos bordes parecen de piedra caliza humedecida. No es más que una rodaja de calabacín recién cortada, rezumando humedad, y el hueco es el lugar donde se alojan las pipas.

Esta gruta aloja a las semillas del calabacín

Espero que os hayan sorprendido estas imágenes que sólo son una pequeña muestra del maravilloso mundo de lo invisible. En próximas semanas prometo mostraron otras nuevas que no sólo no desmerecerán a estas, sino que en muchos casos las superarán.


También te gustará

4 Comentarios

  1. Me ha encantado ¿has hecho tú las fotos?

    ResponderEliminar
  2. Pedazo fotos!!! aunque prefiero no mirar tan de cerca según qué alimentos... o no me los vuelvo a meter en la boca... jajajaa
    De verdad, espectacular y me ha encantado el post
    feliz fin de semana
    besos

    ResponderEliminar
  3. Estas fotos me recuerdan el accionar de cuando estamos comiendo, la mirada telescopica que le echamos a cada bocado, y justamente querriamos verlos asi de nitidos.....

    ResponderEliminar

Si tienes algo que comentar hazlo libremente, eso si, se respetuoso, especialmente con los usuarios de este blog.
Sería bueno que te identificaras, es muy fácil, escribe tu comentario y en el desplegable ve a la opción nobre/url, elige el nombre que te guste y deja la casilla url en blanco...

Subscribe